Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.


Los nuevos frescos de la catacumba romana de Priscilla

Las catacumbas romanas de Priscilla no dejan de sorprender. El descubrimiento más reciente es este: Un fresco que narra la resurrección de Lázaro y que ha sido cuidadosamente restaurado gracias a una técnica pionera. El uso del láser ha desvelado esta escena bí­blica tapada durante siglos.

BARBARA MAZZEI

Restauradora, Museo de las Catacumbas de Priscila

"En el cubí­culo que acaba de ser restaurado se ha hallado la representación de la resurrección de Lázaro. Además llama la atención la presencia de los retratos de los difuntos acompañados por Pedro y Pablo y dos mártires de la catacumba, Félix y Felipeâ?.

Durante los últimos 5 años la Pontificia Comisión de Arqueologí­a Sacra ha dedicado sus esfuerzos a la recuperación de las obras de este complejo. Prácticamente todas las piezas de la catacumba, que datan de los siglos III y IV después de Cristo, han sido restauradas. 

BARBARA MAZZEI

Restauradora, Museo de las Catacumbas de Priscila

"En 20 años hemos restaurado progresivamente todas las pinturas que hay en el interior de este complejo que es verdaderamente muy rico. En el último año nos hemos dedicado al ambiente de la superficie como este de la basí­lica de San Silvestreâ?.

El resultado de los últimos trabajos de conservación puede verse bajo tierra, con ejemplos como la resurrección de Lázaro, o en la superficie, gracias a la exposición que alberga ahora la basí­lica de San Silvestre. 

MONS. GIOVANNI CARRí?

Secretario, Pontificia Comisión de Arqueologí­a Sacra

"La visita de la catacumba de Priscila se convierte en un camino, un camino privilegiado del conocimiento y del aprovechamiento de la Biblia y de los episodios seleccionados por los pintores de la edad paleocristiana para decorar estos lugares oscuros que han ganado tanta luz�.

Y en la luz podemos ver esto: centenares de exquisitas piezas funerarias. Son más de 700 fragmentos de sarcófagos que, paradójicamente, testimonian la intensa vida que se desarrollaba dentro de la catacumba.

AC

AA/MG

-JM

-PR

Up: RCA