Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.


El Papa sobre monseñor Romero: Fue difamado incluso por sacerdotes y obispos

Unos 500 salvadoreños han visitado hoy al Papa Francisco para darle las gracias por la beatificación del arzobispo mártir í?scar Romero, uno de los personajes más importantes del catolicismo en América Latina. 

El primero que le recibió al llegar fue este pequeño que consiguió saltarse la fila. 

MONS. JOSÉ LUIS ESCOBAR

Presidente, Conferencia Episcopal de El Salvador

"Somos una comisión representativa del paí­s de El Salvador compuesta por la mayorí­a de los obispos de la conferencia episcopal, el señor postulador de la Causa de Monseñor Romero".

El Papa lamentó que todaví­a hoy haya martirios en varias partes del mundo y recordó que Romero siguió siendo martirizado después de su asesinato porque "fue difamado, calumniado y ensuciado incluso por hermanos suyos en el sacerdocio y en el episcopado". 

FRANCISCO

"Pastor bueno, lleno de amor de Dios y cercano a sus hermanos que, viviendo el dinamismo de las bienaventuranzas, llegó hasta la entrega de su vida de manera violenta, mientras celebraba la Eucaristí­a". 

Francisco aseguró que el impacto de la entrega de Romero "se percibe todaví­a en nuestros dí­asâ?, y recordó a otro sacerdote salvadoreño asesinado en la misma época que está en proceso de beatificación, el jesuita Rutilio Grande

Además, pidió que El Salvador "se convierta en un paí­s donde todos se sientan redimidos y hermanos, sin diferencias". Justo lo que intentó hacer monseñor Romero.