Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.


Discurso del Papa Benedicto al Papa Francisco

"Santo Padre, queridos hermanos,

Hace 65 años, uno de los sacerdotes que se ordenó conmigo escribió en el recordatorio de su primera misa, además de su nombre y la fecha, una sola palabra en griego: Eucharistomen convencido de que esta palabra, en todas sus dimensiones, ya dice todo lo que se puede decir en este momento. Eucharistomen es un gracias humano... Gracias a todos. ¡Gracias especialmente a usted, Santo Padre! 

La bondad que ha mostrado desde el primer momento de su elección, en cada momento de mi vida aquí­, me impresiona, me llega hasta lo más profundo. Más que en los jardines del Vaticano, con su belleza, el lugar donde yo vivo es su bondad, allí­ me siento protegido. 

Gracias por sus palabras de agradecimiento, por todo. Y esperamos que usted siga guiándonos por este camino de la Misericordia Divina, mostrándonos el camino hacia Jesús, a Jesús, hacia Dios.

(...)

Gracias, cardenal Mí¼ller, por el trabajo que ha hecho para la presentación de mis textos sobre el sacerdocio, en los que trato de ayudar a nuestros hermanos a entrar siempre de nuevo en el misterio en el que el Señor se entrega a nuestras manos.

Eucharistomen... En aquel entonces mi amigo Berger no se referí­a sólo a la dimensión de la gratitud humana, sino por supuesto a la palabra más profunda que se esconde y aparece en la liturgia, en la Escritura, en las palabras "gratias agens benedixit fregit deditqueâ?... Eucharistomen la acción de gracias evoca la nueva dimensión que Cristo dio. Él transformó en agradecimiento, y por lo tanto en bendición, la cruz, el sufrimiento, todo el mal del mundo. Y así­, fundamentalmente ha transustanciado la vida y el mundo y nos ha dado y nos da cada dí­a el Pan de la vida verdadera, que supera al mundo gracias a la fuerza de su amor.

Al final, queremos inserirnos en este "graciasâ? del Señor, y así­ recibir realmente la novedad de la vida y ayudar a la transustanciación del mundo: que sea un mundo, no de muerte sino de vida; un mundo en el que el amor haya vencido a la muerte.

Gracias a todos ustedes. Que el Señor nos bendiga a todos."