Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.


Francisco explica en la audiencia general cómo se puede tener paz en medio de las preocupaciones

(SOLO VíDEO) El Papa habló durante la audiencia general de una "vanagloria buenaâ?. Se trata de la confianza que el cristiano pone en Dios, que le ayuda afrontar la vida con seguridad.

Del mismo modo, Francisco recordó que el cristiano no puede pensar en vivir sin sufrimientos. Dijo que el secreto de la paz de un cristiano no es esperar que Dios resuelva todos los problemas sino en saber que Dios le acompaña y lo mira como un padre en todo momento: "La esperanza es un don que nos ayuda a experimentar que, incluso en los momentos más duros y difí­ciles, Dios nos ama y no nos deja solos ni un instanteâ?.

RESUMEN DE LA CATEQUESIS DEL PAPA:

"Queridos hermanos:

En la carta a los Romanos, san Pablo nos dice que la esperanza no defrauda. El motivo es que está fundada sobre el cimiento más sólido que existe: el amor que Dios nos tiene, y que ha sido derramado en nuestros corazones por el Espí­ritu Santo que se nos ha dado. Por eso podemos gloriarnos y alegrarnos, porque por medio de la fe nos damos cuenta de que Dios siempre está presente en nuestra vida; de que todo es obra de su amor. Si con fe acogemos su designio de salvación, que lleva a cabo a través de su Hijo Jesucristo, entonces estamos en paz con Dios y experimentamos la libertad. Pero se trata de una paz que se vive aún en medio de preocupaciones, fracasos y sufrimientos. La esperanza es un don que nos ayuda a experimentar que, incluso en los momentos más duros y difí­ciles, Dios nos ama y no nos deja solos ni un instante.

Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española. En particular a los formadores y alumnos del Seminario Diocesano de Orihuela-Alicante, acompañados por su Obispo Mons. Jesús Murgui. Pidamos a Marí­a, Madre de misericordia, que interceda por nosotros para que nos ayudemos mutuamente con el testimonio de nuestra fe y perseverancia, y crezca así­ nuestra esperanza. Que el Señor los bendiga. Muchas graciasâ?.

JRB