Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.


Papa en Santa Marta: Las guerras comienzan en el corazón de cada persona

En su homilí­a en Casa Santa Marta el Papa Francisco explicó que la guerra comienza en el corazón de cada hombre y que por eso cada persona es responsable de construir la paz.

FRANCISCO

"Hoy en el mundo hay derramamiento de sangre. Hoy el mundo está en guerra. Tantos hermanos y hermanas mueren, -también inocentes-, porque los grandes, los potentes, quieren un pedazo más de tierra, quieren un poco más de poder o quieren obtener más ganancias con el tráfico de armas. Y la Palabra del Señor es clara: â??De su sangre, o sea de su vida, yo pediré cuentas; pediré cuentas de esto a cada ser vivo y pediré cuentas de la vida del hombre al hombre, a cada uno de sus hermanosâ??â?. 

Por último, el Papa también recordó que Dios pedirá cuentas a los poderosos y a los traficantes de armas, que son los responsables de la muerte de miles de inocentes.

EXTRACTOS DE LA HOMILíA DEL PAPA EN ESPAí?OL

(Fuente: Radio Vaticana)

"Hoy en el mundo hay derramamiento de sangre. Hoy el mundo está en guerra. Tantos hermanos y hermanas mueren, también inocentes, porque los grandes, los potentes, quieren un pedazo más de tierra, quieren un poco más de poder o quieren obtener más ganancias con el tráfico de armas. Y la Palabra del Señor es clara: â??De su sangre, o sea de su vida, yo pediré cuentas; pediré cuentas de esto a cada ser vivo y pediré cuentas de la vida del hombre al hombre, a cada uno de sus hermanosâ??." 

"¿Cómo custodio yo a la paloma?â?, se preguntó Francisco. "¿Qué hago para que el arcoí­ris sea siempre una guí­a? ¿Qué hago para que no se derrame más sangre en el mundo?â? Todos nosotros â?? reafirmó â?? "estamos implicados en estoâ?. La oración por la paz "no es una formalidad, el trabajo por la paz no es una formalidadâ?. Y reveló con amargura que "la guerra comienza en el corazón del hombre, comienza en casa, en las familias, entre amigos y después va más allá, a todo el mundoâ?. ¿Qué hago yo "cuándo siento que llega a mi corazón algo que quiere destruir la paz?â?:

"La guerra comienza aquí­ y termina allá. Las noticias, las vemos en los periódicos o en los telediariosâ?¦ Hoy tanta gente muere y aquella semilla de guerra que produce la envidia, los celos, la avidez en mi corazón, es la misma â?? germinada, hecha árbol â??  que la bomba que cae sobre un hospital, sobre una escuela y mata a los niños. Es lo mismo. La declaración de guerra comienza aquí­, en cada uno de nosotros. De ahí­ la pregunta: â??¿Cómo custodio yo la paz en mi corazón, en mi intimidad, en mi familia?â??. Custodiar la paz, no sólo custodiarla: hacerla con las manos, artesanalmente, todos los dí­as. Y así­ lograremos hacerla en el mundo enteroâ?.

AC

CTV

SV

-BN

Up:JRB