Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.


Papa Francisco: No es fácil hacer el bien, debemos aprender todos los días

El Papa explicó que la clave de la Cuaresma para los cristianos es alejarse del mal y aprender a hacer el bien. 

FRANCISCO

"No es fácil hacer el bien: debemos aprenderlo. Siempre. Y Él nos enseña. Pero: Aprended. Como los niños. En el camino de la vida, de la vida cristiana, se aprende todos los dí­as. Se debe aprender todos los dí­as a hacer algo, a ser mejores que el dí­a anteriorâ?.  

Recordó que convertirse no es predicar o pensar buenas ideas, sino dejar de hacer cosas malas concretas y hacer el bien en cosas concretas.   

HOMILíA EN ESPAí?OL

(Vatican Radio)

Francisco trazó el camino de la conversión cuaresmal inspirándose en las palabras del Profeta Isaí­as propuestas en la Primera Lectura del dí­a, alejarse del mal y aprender a hacer el bien, que representa el corazón de la exhortación e profética, y que son las etapas de este recorrido. 

"Cada uno de nosotros, cada dí­a hace algo malo. En efecto la Biblia dice que "el más santo peca siete veces al dí­aâ?.

El problema está en no habituarse a vivir en las cosas malas y alejarse de lo que envenena el alma, la empequeñece. Y, por tanto, hay que aprender a hacer el bien: No es fácil hacer el bien: debemos aprenderlo. Siempre. Y Él nos enseña. Aprended. Como los niños. En el camino de la vida, de la vida cristiana se aprende todos los dí­as. Se debe aprender todos los dí­as a hacer algo, a ser mejores que el dí­a anterior. Aprender. Alejarse del mal y aprender a hacer el bien: ésta es la regla de la conversión. Porque convertirse no es ir a lo de una hada para que nos convierta con la varita mágica: ¡No! Es un camino. Es un camino por el que hay que apartarse y aprender.

Se necesita coraje para alejarse y humildad para aprender a hacer el bien, que se ejerce con hechos concretos.

Él, el Señor, aquí­ dice tres cosas concretas, aunque hay tantas otras: busquen la justicia, socorran al oprimido, hagan justicia al huérfano, defiendan la causa de la viuda... Cosas concretas. Se aprende a hacer el bien con cosas concretas, no con palabras. Con hechosâ?¦ Por esto Jesús, en el Evangelio que hemos escuchado, reprocha a esta clase dirigente del pueblo de Israel, porque "dicen y no hacenâ?, no conocen lo concreto. Y si no existe lo concreto, no puede existir la conversión.

En la Primera Lectura el Señor también hace una invitación: "Vamos, vengan y discutamosâ?. "Vamosâ?: una bella palabra, una palabra que Jesús dirigió a los paralí­ticos, a la hija de Jairo, así­ como al hijo de la viuda de Naí­n. Y Dios nos da una mano para "elevarnosâ?. Y es humilde, se abaja tanto hasta decir: "Vengan, discutamosâ?. 

El caminar juntos para ayudarnos, para explicarnos las cosas, para llevarnos de la mano. El Señor es capaz de hacer este milagro, es decir, "cambiarnosâ?, no de un dí­a para el otro, sino en el camino.

Invitación a la conversión, aléjense del mal, aprendan a hacer el bienâ?¦ 'Vamos, levántate, ven a mí­, discutamos y vayamos adelante. Pero tengo tantos pecadosâ?¦ Pero, no te preocupes: si tus pecados fueran como la escarlata, se volverí­an blancos como la nieve'. Y éste es el camino de la conversión cuaresmal. Sencillo. Es un Padre que habla, es un Padre que nos quiere, nos ama. Y nos acompaña en este camino de conversión. Sólo pide de nosotros que seamos humildes. Jesús dice a los dirigentes: "El que se ensalce, será humillado y el que se humille será ensalzadoâ?.

El camino de la conversión cuaresmal es alejarse del mal, aprender a hacer el bien, levantarse e ir con Él. Entonces todos nuestros pecados serán perdonados.

JMB

CTV

FL

-BN

Up:JRB