Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.


Representantes vaticanos viajan a Oriente Medio: Los niños ayudan a conseguir la paz

El cardenal Roger Mahony y monseñor Silvano Tomasi, del dicasterio para el Desarrollo Humano Integral, acaban de conocer de primera mano la situación de los refugiados en Lí­bano, Jordania, Irak y Grecia.

Monseñor Tomasi explica que uno de los desafí­os para estas personas es confiar en el otro después de haber vivido en carne propia la traición de vecinos e incluso de familiares.

ARZ. SILVANO MARIA TOMASI

Dicasterio del Desarrollo Humano Integral

"Un padre de familia me dijo: "¿Cómo puedo confiar en personas que han comido conmigo y luego han asesinado a mi gente?â? Es una tragedia inmensa para ellos. Muchos han sido asesinados, otros tuvieron que huir sin nada y sus propios vecinos saquearon las casas en lugar de defenderlas. Por tanto, la confianza se ha roto. Recuperarla y volver a vivir juntos será muy difí­cil para ellosâ?.

Aunque es difí­cil, no es imposible y lo están aprendiendo de los niños. Ellos se han convertido en una luz en medio de la oscuridad. Desde su mirada, el otro no es un enemigo sino un potencial amigo.

CARD. ROGER MAHONY

Arzobispo emérito de Los íngeles

"Creo que siempre sucede. Los niños son un factor de estabilización. No distinguen si uno es suní­, chií­ o cristiano. Los niños juegan juntos y se llevan bien. Somos los adultos los que creamos los problemasâ?. 

En el terreno hay unas 76 organizaciones católicas trabajando para ayudar a la población. Han socorrido a más de dos millones y medio de personas pero todaví­a cualquier ayuda es poca ante una emergencia humanitaria de semejante magnitud. Por eso, es especialmente urgente ocuparse de los más débiles de entre los débiles, en este caso, los niños. Porque de ellos depende el mañana de paz que pueda construir Oriente Medio.

MB/AC

AA

-SV

-PR

Up:FV