Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.


Papa en la audiencia: Quien cierra empresas por maniobras económicas comete un grave pecado

La catequesis semanal en el Vaticano comenzó con esta conmovedora escena. 

Este grupo de personas no pudo contener la emoción por poder saludar a Francisco. Enarbolaban banderas de China, un paí­s donde los cristianos viven su fe en circunstancias difí­ciles.

Durante la audiencia, el Papa advirtió contra la caridad hipócrita, la que busca el propio interés en lugar del amor sincero.

FRANCISCO

"La hipocresí­a se puede insinuar en todas partes, también en nuestro modo de amar. '¡Qué bueno soy!' Esto es hipocresí­aâ?. ¿Cómo podemos estar seguros de que nuestro amor sea sincero, que nuestra caridad sea auténtica, de que no estamos fingiendo o de que nuestro amor sea una telenovela?â?.

Francisco explicó que la caridad sincera la viven los que han experimentado la misericordia de Dios. Ellos saben qué significa recibir amor gratuitamente, a pesar de los errores que hayan podido cometer en su vida. Este, sentenció, es el secreto de la alegrí­a cristiana.

FRANCISCO

"Porque sabemos que en toda circunstancia, también en las más difí­ciles, y también a pesar de nuestros propios fallos, el amor de Dios no viene a menosâ?.

En el turno de los saludos en italiano, el Papa, con tono severo y sin dejar de lado el tema de la caridad, habló precisamente de un ejemplo de lo que no es caridad. Saludó a un grupo de empleados de una empresa italiana que está despidiendo a su personal pese a contar con beneficios. Francisco apeló a la responsabilidad social y también hizo una advertencia.

FRANCISCO

"Quien por maniobras económicas para hacer negocios no del todo claros, cierra fábricas, cierra empresas, y quita el trabajo a las personas, esta persona comete un pecado graví­simoâ?. 

Antes de marcharse, recordó de nuevo que la Cuaresma no consiste tanto en un ayuno de alimentos como de los malos hábitos que hieren a los demás.

JRB

CTV

FL

-BN

Up:JRB