Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.


Francisco preside la ceremonia de la Pasión de Cristo en Viernes Santo

El Papa Francisco entró en la basí­lica de San Pedro en procesión solemne, en el más absoluto silencio y, ante la cruz de Jesús, se postró en el suelo para rezar. Simboliza así­ la actitud de recogimiento y penitencia propias del Viernes Santo. 

En este gesto, todo el pueblo de Dios, representado por el sacerdote, se inclina en oración ante el sacrificio de Cristo. 

Después de unos minutos, los ceremonieros ayudaron al Papa a ponerse en pie.

La música y la luz tenue de la basí­lica ofrecieron la atmósfera perfecta para esta ceremonia de la Pasión del Señor. 

Después de proclamar el Evangelio en latí­n, predicó el padre Raniero Cantalamessa, predicador de la Casa Pontificia. Habló del significado de la Cruz.

P. RANIERO CANTALAMESSA

Predicador, Casa Pontificia

"Es el "noâ? definitivo e irreversible de Dios a la violencia, la injusticia, el odio, la mentira y a todo lo que llamamos "el malâ?. Y es, al mismo tiempo, el "sí­â? también irreversible al amor, a la verdad y al bien. "Noâ? al pecado, "sí­â? al pecadorâ?.

Explicó además que la Cruz no es un simple sí­mbolo del pasado porque Jesús resucitó y puede cambiar los corazones de las personas.

P. RANIERO CANTALAMESSA

Predicador, Casa Pontificia 

"Cristo no vino para explicar las cosas sino para cambiar a las personas. El corazón oscuro no es solo el del malvado, escondido en el fondo de la selva, ni el de la sociedad que lo ha producido. En diferente medida, está dentro de cada uno de nosotrosâ?.

Después se adoró la cruz en procesión desde la entrada de la basí­lica hasta el altar. 

Cuando llegó hasta el Papa, Francisco se quitó la casulla roja y besó la cruz que se quedó allí­ para la adoración mientras cantaba el Coro de la Capilla Sixtina

Las ceremonia de Viernes Santo es sobria y austera, simboliza la triste espera que precede a la alegrí­a de la Resurrección.

 

AC

CTV

FL

- BN

Up: JMB