Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.


Papa en Al-Azhar: La violencia es la negación de la auténtica religiosidad

Con este aplauso recibieron al Papa Francisco en la Universidad de Al-Azhar. 

Esta universidad es la principal referencia teológica para la mayor parte del mundo musulmán

El gran imán y rector del centro, Ahmed Al-Tayeb, acompañó al Papa en el auditorio donde ambos pronunciaron un discurso en el marco de la Conferencia Internacional sobre Paz que tiene lugar en la universidad. Entre el público estuvieron presentes lí­deres religiosos de varias confesiones y representantes musulmanes así­ como estudiantes y docentes del centro.

El gran imán pidió un minuto de silencio en pie como homenaje a todas las ví­ctimas del terrorismo.

En su discurso Ahmed Al-Tayeb explicó que el islam no es una religión de terrorismo y agradeció a las comunidades cristianas su apoyo contra los que acusan a los musulmanes de ser terroristas. Tras estas palabras, el Papa y el Imán se fundieron en un abrazo. 

El Papa Francisco, el Papa de la paz, tal y como lo definieron, habló a continuación. 

"Al Salamí² Alaikum!â?

En primer lugar, agradeció a "su hermanoâ?, el gran Imán, su invitación. En su discurso, el Papa clamó con fuerza contra la instrumentalización de las religiones. Invitó además a los lí­deres religiosos a defender la auténtica religiosidad.

FRANCISCO

"La violencia, de hecho, es la negación de toda auténtica religiosidad. Como lí­deres religiosos estamos llamados a desenmascarar la violencia que se disfraza de supuesta sacralidad, apoyándose en la absolutización de los egoí­smos antes que en una verdadera apertura al Absoluto.â? 

De forma contundente, Francisco condenó la violencia que se ejerce en nombre de Dios, una perversión que calificó como la "falsificación idolátrica de Diosâ?.

FRANCISCO

"Estamos obligados a denunciar las violaciones que atentan contra la dignidad humana y contra los derechos humanos, a sacar a la luz los intentos de justificar todas las formas de odio en nombre de las religiones y a condenarlos como una falsificación idolátrica de Dios: Su nombre es santo, él es el Dios de la paz, Dios salamâ?.

El Papa fue interrumpido por los aplausos en varias ocasiones como cuando explicó que los lí­deres religiosos no solo tienen que desenmascarar el mal sino también promover la paz. 

FRANCISCO

"Nuestra tarea es la de rezar los unos por los otros, pidiendo a Dios el don de la paz, encontrarnos, dialogar y promover la armoní­a con un espí­ritu de cooperación y amistadâ?.

Antes de concluir, Francisco también pidió hechos y no solo buenas intenciones por la paz. Por eso, denunció de nuevo el tráfico de armas.

FRANCISCO

"Hoy se necesitan constructores de paz, no de armas; hoy se necesitan constructores de paz, no provocadores de conflictos; bomberos y no pirómanos; predicadores de reconciliación y no vendedores de destrucciónâ?.

Al final de su discurso, el Papa y el imán se dieron otro abrazo y todos los asistentes al encuentro despidieron a Francisco con otro aplauso.

AC

CTV

-

-BN

Up: