Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.


Papa en misa en Egipto: El único extremismo que se les permite a los creyentes es el de la caridad

El gran encuentro del Papa con los católicos de Egipto fue aquí­, en el estadio de las fuerzas aéreas a las afueras de El Cairo.

Miren cómo recibieron al Papa Francisco.

El Papa recorrió el estadio en un coche eléctrico para estar cerca del mayor número posible de personas. Habí­a unas quince mil que le esperaban, muchos de ellos muy jóvenes. Y cuando se bajó del coche, se llevó el abrazo de estos pequeños faraones.

El Papa celebró allí­ una Misa junto a una imagen de la Sagrada Familia, que vivió unos años en Egipto. Una ceremonia de gran espiritualidad y con oraciones en árabe.

En su homilí­a, el Papa dejó este legado a los católicos del paí­s. Aunque parecí­a un mensaje para todas las religiones.

FRANCISCO

"A Dios sólo le agrada la fe profesada con la vida, porque el único extremismo que se permite a los creyentes es el de la caridad. Cualquier otro extremismo no viene de Dios y no le agrada. No tengáis miedo a amar a todos, amigos y enemigos, porque el amor es la fuerza y el tesoro del creyenteâ?.

Durante la ceremonia rezaron por las ví­ctimas de todos los atentados, y también por los refugiados de todo el mundo.

Entre los asistentes, habí­a también cristianos coptos y fieles musulmanes, como el número tres de la Universidad Al Azhar, la principal institución del Islam suní­.

En una de las primeras filas asistí­a emocionada esta mujer musulmana. Viene para rezar por la paz, porque en octubre asesinaron a su marido.

SAMIA

"Mataron a mi marido delante de mis ojos el 22 de octubre del año pasado en mi propia casa. En mi casa. Quiero que haya paz en el mundo, paz, paz. Que no se asesine a nadie nunca más. Mi marido era mi amor. Mi amor. Quiero al Papa Francisco, quiero al Papa Francisco y quiero conocerlo y quiero la pazâ?. 

Se calcula que en Egipto hay unos 272 mil católicos, aproximadamente un 0,3 por ciento de la población total. Para todos ellos era esta jornada del Papa Francisco en Egipto.

JMB

AA-CTV

VM

-BN

Up:AC