Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.


Francisco en Fátima: Dios no es un juez implacable que solo María puede frenar

Francisco recorrió a pie la explanada del Santuario hasta la "Capelinha" deteniéndose en algunos momentos para saludar a los peregrinos más jóvenes o para recoger sus cartas.

Sin embargo ambiente festivo se transformó en cuanto el Papa se sentó para rezar en silencio ante la imagen de la Virgen. La explanada enmudeció para unirse a su oración y ofrecieron esta evocadora imagen: una multitud en recogimiento sereno, rezando en medio de la noche a la luz de miles de pequeñas velas.

El Papa entonces dirigió unas palabras a los peregrinos y ofreció una sugestiva catequesis sobre el papel de la Virgen.

Preguntó a la multitud quién es la Marí­a a la que dirigen sus oraciones: ¿Una maestra de vida espiritual o una especie de santa que ofrece favores low cost, a bajo precio?

FRANCISCO

"¿Qué Marí­a? ¿Una maestra de vida espiritual o más bien una santita a la que se acude para conseguir gracias baratas?".

Francisco dijo que tampoco hace justicia ni a Dios ni a la Virgen, la imagen de la Marí­a que detiene el brazo justiciero de Dios listo para castigar.

FRANCISCO

"Cometemos una gran injusticia contra Dios y su gracia cuando afirmamos en primer lugar que los pecados son castigados por su juicio, sin anteponer, como enseña el Evangelio, que son perdonados por su misericordia".

A continuación el Papa se sentó ante la imagen de la Virgen y se recitó la oración que por excelencia se reza en Fátima: el rosario.

Al terminar Francisco ofreció una imagen poco habitual. No subió al papamóvil para despedirse de los peregrinos sino que se sentó delante, en el asiento del copiloto, y se marchó discretamente para dejar a los peregrinos participar con recogimiento a la Misa que se iba a celebrar en el Santuario.

JRB

CTV

SV

-BN

Up:FV