Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.


Papa tiene audiencia general sobre la tristeza y felicidad de María Magdalena

Durante la audiencia general, el Papa ha recordado cómo cambió a Marí­a Magdalena su encuentro con Jesús resucitado. 

Al saber que Jesús está vivo experimentó "una felicidad tan profunda que cambiará su existencia y que está destinada también a transformar la existencia de todo hombre y mujer".

Según el Papa, "nuestra vida, tantas veces cargada de esas mismas experiencias de soledad, de vací­o y de dolor, se ve transformada por la presencia de Dios, que mucho antes de que nosotros lo busquemos, sale a nuestro encuentro, nos llama por nuestro nombre, y nos dice: Levántate, no llores más, porque he venido a liberarte".

RESUMEN DE LA CATEQUESIS EN ESPAí?OL

Queridos hermanos y hermanas:

En este tiempo de Pascua dirigimos nuestra mirada a Marí­a Magdalena, la primera persona en encontrarse con Jesús resucitado.

La experiencia de la resurrección que vive Marí­a Magdalena es profunda y existencial. Ella se acercó al sepulcro con el corazón colmado de la tristeza y la soledad de quien ha perdido un ser querido, y al llegar allí­, el dolor y la desilusión de no encontrar el cuerpo de Jesús le impedí­an verlo y reconocerlo vivo. 

Entonces Jesús, tomando la iniciativa, la llama por su nombre. Ella al sentirse interpelada personalmente, experimenta dentro de sí­ una felicidad tan profunda que cambiará su existencia y que está destinada también a transformar la existencia de todo hombre y mujer. 

Es muy hermoso pensar que la primera aparición de Jesús resucitado se haya producido de un modo tan personal y cercano.

Nuestra vida, tantas veces cargada de esas mismas experiencias de soledad, de vací­o y de dolor, se ve transformada por la presencia de Dios, que mucho antes de que nosotros lo busquemos, sale a nuestro encuentro, nos llama por nuestro nombre, y nos dice: Levántate, no llores más, porque he venido a liberarte.

Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española, en particular a los grupos provenientes de España y Latinoamérica. Les animo a perseverar en la oración y en la escucha de la Palabra de Dios, para que en los momentos de dolor y abandono, sientan cómo Jesús resucitado los llama por su nombre, y salgan con el corazón lleno de alegrí­a a anunciar a todos la Buena Notica de la Resurrección. Que Dios los bendiga.

JMB

CTV

FL

-PR

Up:JRB