Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.


Tribunal europeo estudia si es justo censurar spot sobre asociación síndrome de Down

Este anuncio se llama "Dear Future Mom" y se emitió en muchos paí­ses europeos en marzo de 2014. Se dirige a una mujer embarazada que espera un bebé con sí­ndrome de Down. Estos jóvenes le mandan un mensaje de apoyo.

El anuncio tuvo un éxito inmediato, y consiguió retuits de lí­deres como el entonces primer ministro de Italia, Matteo Renzi.

Sin embargo, meses después, el gobierno francés prohibió su emisión en las televisiones del paí­s.

ROBERT CLARKE

Director, European Advocacy for ADF International  

"Al final, es una forma de censura; El gobierno decide que hay un mensaje que no se puede compartir, que es demasiado peligroso y lo prohí­be. En este caso es un mensaje positivo sobre el tipo de vida que pueden tener las personas con sí­ndrome de Down".

Tres años más tarde, el caso llegó al tribunal más importante de Europa que trata sobre los derechos humanos 

ROBERT CLARKE

Director, European Advocacy for ADF International  

"Los creadores de este anuncio han llevado el caso al Tribunal Europeo de Derechos Humanos porque no pudieron evitar esta prohibición. Este Tribunal examinará si esa prohibición, esa censura del gobierno francés, es coherente con la Convención Europea de Derechos Humanos".

ADF International lleva la defensa porque cree que si se mantienen las prohibiciones, habrá repercusiones negativas en muchos otros ámbitos.

ROBERT CLARKE

Director, European Advocacy for ADF International  

"Cuando ocurren este tipo de cosas hay consecuencias: hay un efecto escalofriante. La gente se pregunta si se les permite decir ciertas cosas y dejan de expresar lo que piensan. Y esto es muy peligroso porque la sociedad no avanza". 

En Francia, el 96% de los embarazos con sí­ndrome de Down terminan en aborto. Por eso los que no tienen voz, tienen todas sus esperanzas puestas en la Corte Europea de Derechos Humanos.

JC/JS

ADF / COOR DOWN

S

-PR

Up:JS