Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.


Francisco en Santa Marta: Evitad la tentación del “masoquismo espiritual”

Francisco advirtió contra dos tentaciones espirituales: seguir a un Cristo sin Cruz, como si fuera solo un maestro espiritual. La otra tentación es la contraria: una Cruz sin Cristo, vivir sin la esperanza que da sentido al sufrimiento.

FRANCISCO

“La otra tentación es la cruz sin Cristo, la angustia de permanecer abatidos, abajados, bajo el peso del pecado, sin esperanza. Es una especie de “masoquismo espiritual”. Solo la Cruz pero sin esperanza, sin Cristo. La Cruz es un misterio de amor, la Cruz es fiel, la la Cruz es noble”. 

Francisco terminó sugiriendo a los cristianos que se pregunten quién es Cristo para ellos y si siguen una Cruz sin Jesús o a un Jesús sin Cruz.

EXTRACTOS DE LA HOMILÍA DEL PAPA:

(Fuente: Radio Vaticana)

“Éste es el descenso de Jesús: hasta el fondo, hasta la humillación. Se despojó por amor, y por esto Dios lo exaltó y lo hizo subir. Sólo si nosotros logramos comprender este descenso hasta el final podemos comprender la salvación que nos ofrece este misterio de amor”. 

“Un Cristo sin la Cruz que no es el Señor: es un maestro. Nada más. Es aquel que, sin saberlo, tal vez buscaba Nicodemo. Es una de las tentaciones. Sí, Jesús, qué buen maestro, pero… sin la Cruz. ¿Quién los ha encantado con esta imagen? La rabia de Pablo. Jesucristo presentado pero no crucificado. La otra tentación es la Cruz sin Cristo. La angustia de permanecer abajo, rebajados, con el peso del pecado, sin esperanza. Es una especie de “masoquismo espiritual”. Sólo la Cruz, pero sin esperanza, sin Cristo”. 

“Pero la Cruz es un misterio de amor, la Cruz es fiel, la Cruz es noble. Hoy podemos dedicar algunos minutos y cada uno preguntarse: ¿Cristo crucificado, para mí, es misterio de amor? ¿Sigo a Jesús sin la Cruz, a un maestro espiritual que llena de consuelo, de buenos consejos? ¿Sigo la Cruz sin Jesús, siempre quejándome, con este “masoquismo” del espíritu? ¿Me dejo llevar por este misterio del descenso, vaciamiento total y elevación del Señor?”.