Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Personas sin hogar asisten en el Vaticano a un concierto de música clásica


No es el tí­pico concierto que se celebra en el Vaticano. En las primeras filas, ocupando los puestos de presidentes, reyes y autoridades vaticanas, estaban personas sin hogar.

La Limosnerí­a Apostólica organizó el evento en el que los sin techo, inmigrantes y refugiados fueron los invitados de honor.

"Es una de las cosas más bonitas que ha hecho el Papa Francisco. Nos demuestra que todos somos iguales.

"Es algo precioso. La gente dentro está alegre por poder escuchar la música.

También asistieron benefactores que, en este caso, ocuparon los asientos de las filas posteriores.

"Pobres y ricos. Todos estamos aquí­. Esto es un gran ejemplo y además con esta música, que me gusta tanto.

Unas 3.000 personas asistieron al concierto. Se interpretó "La Divina Comedia de Dante Alighieri. El israelí­ Daniel Oren dirigió la orquesta a la que acompañó el coro de la diócesis de Roma.

"La Iglesia está formada por todos los estatus sociales, desde los más pobres hasta los más ricos. Todos somos Iglesia.

El concierto se suma a la lista de iniciativas del Papa Francisco en favor de las personas necesitadas. Recientemente se organizó una visita a la Capilla Sixtina y se habilitaron duchas y un servicio de peluquerí­a cerca de San Pedro.

El Papa no asistió al concierto pero sí­ mantuvo una reunión con los organizadores para agradecerles su esfuerzo.