Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Francisco habla en audiencia general sobre cómo resolver discusiones de pareja


(Sí?LO VíDEO) En su catequesis semanal el Papa reflexionó sobre los conflictos que surgen en las familias; las "palabras, acciones y omisionesâ? que "hierenâ?, siembran división y perjudican la convivencia.

Dijo que es especialmente importante que los esposos eviten el resentimiento y que curen las heridas a tiempo porque "cuando se hacen daño, el alma de los niños sufreâ?.

RESUMEN DE LA CATEQUESIS DEL PAPA EN ESPAí?OL

Queridos hermanos y hermanas:

En la catequesis de hoy reflexionamos sobre las heridas que se producen en la misma convivencia familiar. Se trata de palabras, acciones y omisiones que, en vez de expresar amor, hieren los afectos más queridos, provocando profundas divisiones entre sus miembros, sobre todo entre el marido y la mujer. 

Si estas heridas no se curan a tiempo se agravan y se transforman en resentimiento y hostilidad, que recae sobre los hijos. Cuando los adultos pierden la cabeza y cada uno piensa en sí­ mismo; cuando los padres se hacen daño, el alma de los niños sufre marcándolos profundamente. 

En la familia todo está entrelazado. Los esposos son "una sola carneâ?, de tal manera que todas las heridas y abandonos afectan a la carne viva que son sus hijos. 

Así­ se entienden las palabras de Jesús sobre la grave responsabilidad de custodiar el ví­nculo conyugal, que da origen a la familia. En algunos casos, la separación es inevitable, precisamente para proteger al cónyuge más débil o a los hijos pequeños. Pero no faltan los casos en que los esposos, por la fe y el amor a los hijos, siguen dando testimonio de su fidelidad al ví­nculo en el que han creí­do.

Saludo a los peregrinos de lengua española, en particular a los grupos provenientes de España y Latinoamérica. Pidamos a la Virgen Marí­a que interceda por nuestras familias, especialmente por los que pasan por dificultades, para que sepan superar y sanar siempre las heridas que causan división y amargura. Muchas gracias y que Dios los bendiga.

ATO/JRB

CTV

-SV

-PR

Up: RMR

#Papa