Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Arzobispo iraquí: El Estado Islámico es un cáncer que debemos extirpar


La crisis estalló hace un año, el 10 de junio. En sólo una noche, el grupo terrorista Estado Islámico se hizo con la ciudad de Mosul, la segunda más grande de Irak.

Los habitantes de la ciudad sólo tení­an tres opciones: la muerte, la conversión al islam o el pago de un impuesto, llamado yizia, de 250 dólares para vivir en su territorio. Por eso, en cuestión de horas, cientos de miles de personas huyeron.

Muchos se refugiaron en el Kurdistán, una región autónoma de Irak donde se vive en relativa paz. Monseñor Bashar Warda es arzobispo de Erbil, la capital. Ha sido testigo del goteo constante de refugiados y ha escuchado las atroces historias de violencia contra cristianos y minorí­as religiosas perpetradas por estos radicales.

ARZ. BASHAR WARDA

Arzobispo de Erbil (Kurdistán)

"Honestamente, me encuentro cansado. He visto a muchas personas en esta situación y cada dí­a hay más necesidades. Los refugiados llaman a la puerta de las iglesias de mi diócesis buscando ayuda y refugio, educación, ayuda médica... Hay muchas necesidadesâ?.

La situación aún está lejos de mejorar. Reclama que la voz de los lí­deres musulmanes del mundo exprese con más contundencia su condena a la acción del Estado Islámico.

ARZ. BASHAR WARDA

Arzobispo de Erbil (Kurdistán)

"A menos que en las declaraciones de los lí­deres musulmanes se hable sobre las ví­ctimas, no habrá posibilidad de que los musulmanes sepan lo que está pasando. Lo que está sucediendo no es un perjuicio a la reputación del islam. Es que se están destruyendo las vidas de muchas personas inocentesâ?.

El Estado Islámico ocupa la mitad de Siria, el 40 por ciento de Irak y actúa en diversas partes del mundo. Para el arzobispo de Erbil son un cáncer que hay que extirpar.

ARZ. BASHAR WARDA

Arzobispo de Erbil (Kurdistán)

"Creo que el Estado Islámico es un cáncer. Lo primero que hay que hacer contra el cáncer es pararlo y extirparlo para acabar con la enfermedad. No hay otro camino. No se puede negociar con ellos o llegar a otra soluciónâ?.

Junto a la acción militar propone la reconciliación de los iraquí­es y la ayuda de la comunidad internacional tanto en el aspecto polí­tico como en el humanitario.

Explica además que los refugiados no quieren marcharse de Irak, pero que la difí­cil campaña contra el ISIS y la falta de avances hacen que la esperanza de volver a casa se desvanezca poco a poco.  

AC

MG

-SV

-PR

Up:LOA