Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

¿Qué es el "perdón de Así­s"?


En los saludos tras el rezo del Ángelus el Papa explicó que se conmemoraba el "perdón de Así­s" y también pidió a los católicos que no tengan miedo de acercarse al confesionario.

FRANCISCO 

"Hoy se recuerda el "perdón de Así­s". Es un fuerte reclamo a acercarse al Señor en el sacramento de la Misericordia y también para recibir la comunión. Hay personas que tienen miedo de acercarse a la confesión olvidando que en ella no encontramos un juez severo sino al Padre, inmensamente misericordioso".

Pero, ¿qué es este "perdón de Así­s" del que habla el Papa? Se trata de la posibilidad de ganar la indulgencia plenaria durante los dos primeros dí­as de agosto. 

La tradición se remonta a 1216. El 1 de agosto, Cristo y la Virgen rodeados de ángeles se aparecieron a San Francisco de Así­s en la capilla de Santa Marí­a de los Ángeles de Así­s. En la aparición, el santo pidió a Dios que concediese la indulgencia a todos los peregrinos que visitaran la Iglesia dedicada a la Virgen bajo la advocación de Santa Marí­a de los Ángeles y Dios se lo concedió. 

Al dí­a siguiente San Francisco fue a pedí­rselo al Papa Honorio III, quien aceptó y dio su aprobación. 

Durante siglos la indulgencia solo pudo ganarse en la capilla de Santa Marí­a de los Ángeles, la Porciúncula, pero ahora existe la posibilidad de hacerlo en todas las iglesias franciscanas, y en todas las iglesias parroquiales de Así­s. Eso sí­, es necesario cumplir las condiciones: comulgar, confesarse y rezar por las intenciones del Papa.