Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Papa en audiencia general habla sobre las parejas divorciadas vueltas a casar


(-SOLO VíDEO-) El Papa reflexionó sobre cómo atender pastoralmente a las personas divorciadas vueltas a casar. Dijo que la situación aunque contradice el Sacramento cristiano, no hace que estas personas estén excomulgadas. Explicó que, al contrario, la Iglesia tiene actuar como una madre porque es la casa abierta del Padre. Nada de puertas cerradas.

El Papa recordó que son los niños los que más las sufren estas situaciones. Por eso pidió a las comunidades cristianas que su actitud sea siempre atenta hacia estas parejas, en especial, pensando en los más pequeños. 

CATEQUESIS DEL SANTO PADRE EN ESPAí?OL:

Queridos hermanos y hermanas:

Retomando las reflexiones sobre la familia, deseo referirme hoy a la situación de los que tras la ruptura de su vinculo  matrimonial han establecido una nueva convivencia, y a la atención pastoral que merecen. 

La Iglesia sabe bien que tal situación contradice el sacramento cristiano, pero con corazón de madre busca el bien y la salvación de todos, sin excluir a nadie. Animada por el Espí­ritu Santo y por amor a la verdad, siente el deber de «discernir bien las situaciones», diferenciando entre quienes han sufrido la separación y quienes la han provocado.

Si se mira la nueva unión desde los hijos pequeños vemos la urgencia de una acogida real hacia las personas que viven tal situación. ¿Cómo podemos pedirle a estos padres educar a los hijos en la vida cristiana si están alejados de la vida de la comunidad? Es necesario una fraterna y atenta acogida, en el amor y en la verdad, hacia estas personas que en efecto no están excomulgadas como algunos piensan: ellas forman parte siempre de la Iglesia.

«No tenemos recetas sencillas», pero es preciso manifestar la disponibilidad de la comunidad y animarlos a vivir cada vez más su pertenencia a Cristo y a la Iglesia con la oración, la escucha de la Palabra de Dios, la participación en la liturgia, la educación cristiana de los hijos, la caridad, el servicio a los pobres y el compromiso por la justicia y la paz. La Iglsia no tiene las puertas cerradas a nadie!

***

Saludo a los peregrinos de lengua española, en particular a los grupos provenientes de España y Latinoamérica. En la memoria litúrgica de la Dedicación de la Basí­lica de Santa Marí­a la Mayor, confiemos a la Madre de Dios a todas las familias. Muchas gracias.

AC

CTV

-

-BN

Up:ATO