Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Francisco: No hay que pagar para que el sacerdote rece por alguien en Misa. Es gratis


Cuando llegó al gran salón de audiencias, el Papa se detuvo con los peregrinos más pequeños.

Pero también con los ancianos...

Además, no faltaron los selfies. 

Luego, en su catequesis sobre la Misa, el Papa explicó la segunda parte de la misa, la “Plegaria Eucarística”, que comienza después de las ofrendas del pan y del vino. Allí se unen las oraciones de todas las personas con la de la Iglesia. 

FRANCISCO
“Y para unirse, deben entender lo que se dice, y por eso, la Iglesia ha querido que esta celebración se haga en la lengua que la gente entiende. Para unirse a esta alabanza, a esta gran oración con el sacerdote”.

El Papa recordó que después de la consagración, se presenta a Dios una súplica en nombre de toda la Iglesia, de los vivos y también de los difuntos. 

FRANCISCO
“Y si yo tengo algún nombre, un familiar o un amigo que lo necesitan, o que han fallecido, puedo nombrarlos en ese momento, o interiormente en silencio, o escribirlo para que el sacerdote lo diga. Ah, padre, ¿cuánto debo pagar para que el sacerdote lea el nombre? Nada. ¿Entendido? Nada. La misa no se paga. La misa es el sacrificio de Cristo que es gratuito. La Redención es gratuita. Si tú quieres entregar una limosna a cambio, hazlo, pero no se paga”.

Antes de marcharse, el Papa recordó que esta semana comienzan los Juegos Paralímpicos en PyeongChang. Francisco envió un saludo a las autoridades de las dos Coreas y pidió que aprovechen este encuentro para cultivar la paz.

FRANCISCO
“Las olimpiadas han mostrado cómo el deporte puede tender puentes entre países en conflicto y dar una buena contribución a las posibilidades de paz entre los pueblos”.

También Francisco recordó que este viernes se celebran en muchas ciudades del mundo las “24 Horas por el Señor”, durante las que se abrirán las iglesias durante toda la noche para que la gente pueda confesarse. 

Antes de marcharse, el Papa pudo saludar a este mini-papa. Un bebé al que sus padres vistieron como el mismo Francisco.