Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Francisco en el Ángelus: No hay que desesperarse ante los propios límites


Antes de rezar el Ángelus, el Papa alertó de la tentación de sentirse demasiado seguro de uno mismo, sin tener en cuenta los propios límites. En su homilía recordó que quien no los acepta a veces busca vías de salida equivocadas como las adicciones o la superstición. 

FRANCISCO “Esto explica por qué muchas personas, buscando una salida, se meten a veces en atajos peligrosos como por ejemplo el túnel de la droga, o el de la superstición, o el de terribles rituales de magia. Está bien conocer los propios límites, las propias fragilidades, debemos conocerlas pero no para desesperarnos”.

Explicó que las lecturas de la Misa del domingo invitaban a estar alegres porque Dios nunca abandona a la humanidad a pesar de las faltas.

FRANCISCO “No debemos desanimarnos cuando vemos nuestros límites, nuestros pecados, nuestras debilidades. Dios está ahí cerca. Jesús está en la cruz para curarnos. Este es el amor de Dios”.

Al terminar el Papa saludó a quienes participaron en el “Vatican Hackathon”, un maratón tecnológico que reunió a más de 100 “hackers” por una buena causa: realizar propuestas que ayuden a resolver problemas sociales concretos.

FRANCISCO “Es bonito poner la inteligencia, que Dios nos dona, al servicio de la verdad y de los más necesitados”.

Hacía muy buen tiempo en Roma, por lo que se acercaron hasta la plaza de San Pedro unas 30.000 personas. Muchos de ellos le saludaron con globos rojos.