Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Papa en Santa Marta: Hay cristianos enjaulados que no saben volar hacia su propia misión


En su homilía en casa Santa Marta el Papa alertó del peligro de estancarse en la cotidianidad y dejar de perseguir los propios sueños cuando se consigue una pequeña parte de ellos.

FRANCISCO “Porque hay tantos cristianos quietos, que no caminan; cristianos arenados en las cosas de cada día – ¡buenos, buenos! – pero que no crecen, y se quedan pequeños. Cristianos aparcados: se estacionan. Cristianos enjaulados que no saben volar con el sueño hacia esta misión preciosa a la que el Señor nos llama”.

Francisco pregunta a los cristianos si sus ganas de buscar a Dios son tan fuertes como para seguir caminando. Explica que adoptar una actitud estática es como contentarse con el aperitivo en lugar de con la comida.

EXTRACTO DE LA HOMILÍA DEL PAPA

“¿Dónde está su fe?”. Ver un milagro, un prodigio y decir: ‘Pero, Tú tienes poder, Tú eres Dios’. Sí, es un acto de fe, pero pequeñito. Porque es evidente que este hombre tiene un poder fuerte; pero allí comienza la fe, pero después debe ir adelante. ¿Dónde está tu deseo de Dios? Porque la fe es esto: tener el deseo de encontrar a Dios, de encontrarlo, de estar con Él, de ser feliz con Él.

“Cuando el Señor pasa por nuestra vida y hace un milagro en cada uno de nosotros, y cada uno de nosotros sabe lo que el Señor ha hecho en su vida, allí no termina todo: ésta es la invitación a ir adelante, a seguir caminando, “busquen el rostro de Dios”, dice el Salmo; busquen esta alegría”.

“Porque hay tantos cristianos detenidos, que no caminan; cristianos arenados en las cosas de cada día  – ¡buenos, buenos! – pero que no crecen, permanecen pequeños. Cristianos aparcados: se estacionan. Cristianos enjaulados que no saben volar con el sueño hacia esta cosa bella a la que el Señor nos llama”

“¿Cómo es mi deseo? (…) ¿Busco al Señor así? ¿O tengo miedo, soy mediocre? (…) ¿Cuál es la medida de mi deseo? ¿El antipasto o todo el banquete? Custodiar el propio deseo, no acomodarse demasiado, ir un poco adelante, arriesgar. El cristiano verdadero se expone, sale de su seguridad”.