Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

En qué se nota que el Papa Francisco es jesuita


 El primer Papa latinoamericano y también el primer jesuita. Estos parámetros han hecho del Papa Francisco un papa distinto a sus predecesores que trajo aire nuevo al Vaticano.

El director de comunicación de la Curia 

General de la Compañía de Jesús asegura que las acciones del Papa transparentan su identidad jesuita. Por ejemplo, su primera decisión. El nombre de un santo humilde y pobre.

PATRICK MULEMI,
SJ
Director de Comunicación, Curia General Jesuita
“Hay algunas cosas que han influido en él y en su vida. Se nota en cómo está gobernando la Iglesia. De su experiencia de “Iglesia” en Argentina procede su modo de ver la Iglesia y el mundo y cómo entiende el papel de la Iglesia en el mundo”.

Francisco sabe que su rebaño es el mundo. Por eso, como haría cualquier jesuita, pide que recen por él y también invita rezar. Convocó el Día Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación y una nueva fiesta mariana el lunes después de Pentecostés.

Además, cada mes invita a todas las personas a rezar juntos por una intención concreta, que suele enfocarse en problemas sociales.

PATRICK MULEMI,
SJ
Director de Comunicación, Curia General Jesuita
“Creo que este es uno de los distintivos de lo que diría que actuó como un jesuita. Cuando dice 'Está pasando algo en el mundo. Está pasando algo en mi comunidad', nos está diciendo:'Se da esta situación, involucrémonos en ella'. Puede ser una situación social o política, pero es necesario que nos involucremos. Así suelen actuar los jesuitas. Nos involucramos en el mundo, en las circunstancias sociales y políticas que nos rodean.”

Esta idea de implicarse en los problemas es de la espiritualidad jesuita, porque en sus 12 años de formación trabajan al servicio de los demás: de los enfermos, de los pobres y refugiados e incluso a quienes no comparten las creencias. El Papa lo ha mostrado durante su pontificado.

Su propuesta de misericordia va más allá del Jubileo de 2016, tras el que autorizó a todos los sacerdotes a perdonar el pecado del aborto. 

PATRICK MULEMI,
SJ
Director de Comunicación, Curia General Jesuita
“Él lidera con su ejemplo, intenta vivir lo que propone. Y en eso se basa la espiritualidad ignaciana. No es una espiritualidad de liderazgo, es una espiritualidad de servicio. Si no puedes servir, no puedes dirigir. Así es como lo entiendo yo, y creo que es la idea de Francisco”.

En 2013 la revista TIME lo nombró Personaje del Año. Pero no ha perdido su sencillez, su pasión y su preocupación por los demás. Son grandes cualidades que ha adquirido en la Compañía de Jesús.