Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Salvatorianos preparan conmemoración de los 100 años del fallecimiento de su fundador


El 8 de diciembre de 1881, el sacerdote alemán Francisco María de la Cruz Jordan fundó en Roma la “Sociedad del Divino Salvador”, mejor conocida como los “Salvatorianos”.

Quería con ella ayudar a todos los cristianos, y no sólo a los religiosos, a formarse bien para vivir su fe en profundidad. 

El sacerdote nació en una familia pobre en el sur de Alemania y perdió a su padre cuando era pequeño. Estudió en tiempos difíciles, cuando el Estado emprendió una fuerte secularización. Entonces, el futuro sacerdote entró en un movimiento católico que ayudaba a los cristianos a fortalecer su fe. Allí empezó a nacer el deseo de fundar una obra apostólica. 

P. MILTON ZONTA
Superior General, Sociedad del Divino Salvador

“Hay dos elementos que me gustan muchísimo del Padre Jordan. El Padre Jordan era un hombre profundamente místico. Un hombre de una espiritualidad profunda, como tantos santos y santos en la Iglesia, que nos inspiran y que son necesarios para los tiempos de hoy. Otro elemento que veo en el padre Jordan es su pasión apostólica. Él tenía dentro de él un fuego, un ardor, que no quería nunca descansar, que quería siempre hacer más, que pensaba que se podía hacer mejor”.

Esta es la casa central de los Salvatorianos, muy cerca del Vaticano. La compró el Padre Jordan. Su tumba está en una de sus capillas. Aquí también se conservan objetos que él utilizó. 

El padre Jordan se preocupaba mucho por las periferias de las ciudades y por los más olvidados. Desde aquí coordinan misiones y labores en 43 países. La congregación se caracteriza por la formación de sus miembros y por vivir cerca de los más necesitados. 

P. MILTON ZONTA
Superior General de la Sociedad del Divino Salvador

“Los cristianos laicos tienen un lugar muy importante. Hoy entendemos nuestra misión como aquella de ayudar a todos los pueblos, a todas las gentes en todos los lugares, a conocer a Jesucristo y hacerlo conocido. La formación académica es fundamental para nosotros, pero la formación espiritual de hombres religiosos, de hombres de Dios, eso también lo acentuamos mucho”. 

En agosto y septiembre se reunirán en Alemania para conmemorar el centenario del fallecimiento del Padre Jordan.

Sueñan con recuperar la visión apostólica de su fundador, basada en una gran espiritualidad y pasión. Allí también evaluarán el trabajo realizado en los últimos 6 años, fijarán una estrategia de futuro y elegirán a los nuevos superiores de la congregación.