Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Papa: Que sintamos asombro y angustia cuando estemos lejos de Cristo y los demás


Unas 50 mil personas participaron en el último Ángelus del año en la Plaza de San Pedro. El Papa pidió oraciones por la República Democrática del Congo. 

FRANCISCO
“Recemos juntos por los que sufren violencia y ébola en este país. Espero que todos se comprometan a mantener un clima pacífico que permita que las elecciones se desarrollen sin contratiempos y de manera pacífica”.

La República Democrática del Congo celebró unas elecciones históricas el domingo después de años de aplazamientos. Debido al brote del ébola prohibieron que al menos un millón de personas votaran, algo que parece ser un fraude electoral. Los obispos piden paz y calma para evitar más muertes en las protestas. 

En el ángelus el Papa también reflexionó sobre el Evangelio del día, cómo Jesús desapareció durante tres días. El Papa mencionó dos elementos de esta experiencia: la angustia y el asombro.

FRANCISCO
“La angustia que sintieron durante los tres días en los que Jesús se había perdido, debería ser también nuestra angustia cuando estamos lejos de Jesús. Debemos sentir angustia cuando durante más de tres días nos olvidamos a Jesús, sin rezar, sin leer el Evangelio”.

El Papa explicó que el asombro significa también abrirse a los demás y comprenderlos, incluso cuando existen problemas. 

FRANCISCO
“Cuando hay problemas en las familias, asumimos que tenemos razón y cerramos la puerta a los demás. En vez de eso, debemos pensar: “¿Qué hay de bueno en esta persona?, y maravillarse por eso “bueno”. Esto ayuda a la unidad de la familia”.

Como era la fiesta de la Sagrada Familia, saludó a todas las familias que había en la plaza. Luego pidió oraciones por todas las familias del mundo, especialmente por las que no tienen ni paz ni armonía.