Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Papa Francisco: No esperes para convertirte, no sabes cuándo terminará tu vida


En su homilía en Casa Santa Marta, el Papa Francisco ha insistido en la importancia de no aprovecharse de la misericordia de Dios.

FRANCISCO
“No digas:'La compasión de Dios es grande, me perdonará mis muchos pecados”, y así sigo haciendo lo que quiero”. “No esperes a convertirte, a cambiar de vida, a perfeccionar tu vida, a eliminar esa mala hierba, todos tenemos”.

El Papa recordó que no sabemos cuánto tiempo nos queda. Por eso pidió que no se retrase la decisión de convertirse. Aconsejó dedicar cada día cinco minutos antes de dormir a hacer un examen de conciencia para pedir perdón a Dios y recomenzar. 

HOMILÍA DEL PAPA EN ESPAÑOL
Fuente: Vatican News

Detenerse, tomar conciencia de los propios fracasos, saber que el fin puede llegar en cualquier momento y no vivir repitiendo que la compasión de Dios es infinita: una justificación para hacer lo que uno quiere. 

El Papa Francisco, en su homilía en la Misa en la Casa de Santa Marta, retomó “los consejos” contenidos en el Libro del Eclesiástico, exhortando a cambiar el corazón y convertirse al Señor.

Francisco puso de manifiesto que “la sabiduría es cosa de todos los días”, que nace de la reflexión sobre la vida y del hecho de detenerse a pensar cómo se ha vivido. Proviene del escuchar sugerencias, como las del Eclesiástico, que se asemejan a las indicaciones “de un padre a un hijo, de un abuelo a un nieto”.

No sigas tu instinto, tu fuerza, complaciendo las pasiones de tu corazón. Todos tenemos pasiones. Pero ten cuidado, domina las pasiones. Tómalas en tus manos. Las pasiones no son malas, son, digamos, la “sangre” para llevar a cabo muchas cosas buenas, pero si no eres capaz de dominar tus pasiones, ellas te dominarán a ti. Detente, detente.

El Papa citó el versículo de un Salmo que dice: “Ayer pasé y vi a un hombre; hoy volví y ya no estaba”. No somos eternos no podemos pensar en hacer lo que queremos, confiando en la infinita misericordia de Dios.

No seas tan imprudente, tan atrevido como para creer que te saldrás con la tuya. “Ah, me he salido con la mía hasta ahora, me saldré con la mía...”. No. Te saliste con la tuya, sí, pero ahora no lo sabes... No digas: “La compasión de Dios es grande, me perdonará mis muchos pecados”, y así yo sigo haciendo lo que quiero. No digas eso. 

Y el consejo final de este padre, de este “abuelo”: “No esperes a convertirte al Señor”, no esperes a convertirte, a cambiar tu vida, a perfeccionar tu vida, a quitarte esa hierba mala, todos la tenemos, a quitarla... “No esperes a convertirte al Señor y no la pospongas día tras día porque la ira del Señor estallará de repente”.

El Papa exhorta a no retrasar el cambio de la propia vida, a tocar con la mano los propios fracasos y decepciones que cada uno tiene, y a no tener miedo, sino a ser más capaces de dominar lo que nos apasiona.

Hagamos cada día este pequeño examen de conciencia para convertirnos al Señor: “Mañana intentaré que esto no vuelva a suceder”. Sucederá, tal vez, un poco menos, pero has logrado gobernarte a ti mismo y no a ser gobernado por tus pasiones, por las muchas cosas que suceden, porque ninguno de nosotros está seguro acerca de cómo terminará la propia vida y cuándo terminará. 

Estos cinco minutos al final del día nos ayudarán, nos ayudarán mucho a pensar y a no posponer el cambio del corazón y la conversión al Señor. Que el Señor nos enseñe con su sabiduría a seguir por este camino.