Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

El Papa trae al Vaticano para rezar por la paz a los responsables de la guerra en Sudán del Sur


Se tratará de un encuentro sin precedentes. Por primera vez el Vaticano acogerá a dos líderes enfrentados para que recen juntos. 

Salva Kiir, el presidente de Sudán del Sur, y su oponente y exvicepresidente Riek Machar, pasarán unos días dentro del Vaticano compartiendo un retiro espiritual. Así lo explicó el cardenal Parolin durante el encuentro organizado por el proyecto StandTogether y la embajada de Estados Unidos ante la Santa Sede.

CARD. PIETRO PAROLIN
Secretario de Estado Vaticano
“Habrá un momento digamos, de espiritualidad, y sobre todo, una invitación a darse cuenta de la responsabilidad que tienen los políticos y demás autoridades”.

En varias ocasiones Francisco ha expresado su deseo de viajar a Sudán del Sur, sin embargo, las condiciones todavía no son las más adecuadas.

 Así que, dado que no puede ir, se trae al Vaticano a los dos artífices de la guerra civil sudsudanesa para rezar junto a ellos por la paz y el entendimiento. 

CARD. PIETRO PAROLIN
Secretario de Estado Vaticano
“Participará al final. Sí, también estará el Papa”.

Sudán del Sur es el país más joven del mundo. Proclamó su independencia de su vecino del norte en el año 2011 con la esperanza de encontrar por fin la paz pero, en lugar de eso, tan solo dos años después se sumió en una guerra civil inconclusa que ya ha dejado cientos de miles de muertos y al menos cuatro millones de desplazados.