Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.


¿Cómo evitar los abandonos de religiosos y sacerdotes?

2.300 religiosos cuelgan los hábitos cada año y lo más preocupante es que la mayor parte de ellos no eran jóvenes recién ordenados sino personas entre los 30 y 50 años.

P. AMEDEO CENCINI
“El problema que tenemos no es solo que la formación inicial ha tenido carencias. El problema es el de la formación permanente: no la hay. FLASH. El camino formativo del sacerdote pasa por crear en su corazón la misma sensibilidad del Buen Pastor, de Jesús. Y esto no es un proyecto que pueda reducirse a algunos años, a un tiempo limitado de la vida”.

El padre Amedeo Cencini es psicólogo y es normal verle en congresos como este organizado por el Regina Apostolorum dedicado a rectores de seminario.

Su especialidad es la autocrítica y dice que en los seminarios no se habla lo suficiente de un aspecto central de la vida de la persona: la sexualidad.

P. AMEDEO CENCINI
“Debemos admitirlo. Esto es lo primero que se concluye al ver el doloroso drama de los escándalos y abusos sexuales: significan que no supimos formar el corazón. FLASH. No podemos continuar considerando la sexualidad como un ámbito que no se habla con el joven si él no lo saca afuera o si hay contradicciones evidentes. La sexualidad hay que afrontarla desde el principio del camino formativo. Si un joven dice: 'Para mí no es ningún problema hacerme sacerdote'. Hay que decirle: 'El problema eres tú'. Porque a un joven normal esta decisión de renunciar a algo bello como es el amor de una mujer debería causarle un problema”.

De hecho el Vaticano ya está manos a la obra. En diciembre la Congregación para el Clero publicó un nuevo documento: “El don de la vocación presbiterial”. Allí se recuerda que la formación de los nuevos candidatos al sacerdocio debe ser integral. 

No solo se debe ayudarles a desarrollar la parte espiritual sino que también hay que ayudarles a tener una personalidad estable que sepa encajar la sexualidad en su nuevo estado. Se trata de un medio con el que se pretende frenar los abandonos; algo que el Papa ha calificado de “hemorragia” que debilita la vida de la Iglesia.