Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

"De Madre Teresa me impresionaron sus ojos limpios de niña en su cuerpo anciano"


La Madre Teresa falleció hace casi 20 años pero su memoria permanece muy viva en las personas que la conocieron como el padre Bernardo Cervellera, el director del portal web Asianews.

P. BERNARDO CERVELLERA 
Director, Asia News 
"Yo estuve con ella en, al menos, tres ocasiones. La primera fue en el 79, en Calcuta. Ella estaba atendiendo a las novicias que iban a hacer los votos y hací­a pocos dí­as que habí­a recibido el Premio Nobel. Allí­ habí­a dicho que la sociedad más triste es la que permite el aborto".

Señala que una de las cosas que más le impresionaron de Madre Teresa era su sencillez. Trataba con el mismo respeto y naturalidad a personalidades importantes y a los leprosos y abandonados que atendí­a en Calcuta.

P. BERNARDO CERVELLERA 
Director, Asia News 
"Me impresionó la gran maternidad y juventud que mostraba. Esos ojos limpí­simos de niña en su cuerpo anciano, su rostro rugoso, seco, que parecí­a casi sin vida. Y en cambio, transmití­a energí­a, fuerza y alegrí­a, una alegrí­a tranquila. Una vez hice de conductor para ella. Tení­a que llevarla al Congreso Eucarí­stico de Milán en 1983. Me impresionó mucho que durante todo el tiempo en el que no tení­a que intervenir rezaba el rosario. Viví­a en un estado de continua contemplación"

Una de las caracterí­sticas que marcó la vida personal de Madre Teresa fue la oscuridad espiritual que tuvo que soportar durante décadas. El padre Bernardo Cervellera señala que fue una oscuridad espiritual que al mismo tiempo no le impedí­a ser feliz.

P. BERNARDO CERVELLERA 
Director, Asia News 
"Algunos piensan que, por decirlo de algún modo, Dios es como una droga. Uno esnifa a Dios, que hay que sentirlo para ponerse a hacer cosas. En realidad también en el silencio de la cruz puede haber una relación con Dios, con Cristo. Creo que la Madre Teresa, con este silencio y esta noche oscura que vivió ha estado aún más cerca de la cruz de Cristo".

La Madre Teresa nació en 1910 en la actual Macedonia y en 1950 fundó la Congregación de las Misioneras de las Caridad para ayudar a los más pobres. A ellos se dedicó hasta su muerte en septiembre de 1997 y su entierro fue todo un acontecimiento nacional. Las calles de Calcuta se abarrotaron de personas necesitadas que acompañaron sus restos para darle su último adiós.