Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Papa a trabajadores sanitarios: El paciente no es un número, es una persona


El Papa mantuvo un encuentro con la Asociación Católica de trabajadores sanitarios con motivo de sus 40 años de vida.

Francisco destacó de nuevo que el uso de la tecnología en la Medicina debe ser respetuoso con la dignidad del ser humano. Por eso, recordó a estos profesionales que pueden recurrir a la objeción de conciencia intentando que sus razones se comprendan.

FRANCISCO
“La elección de la objeción de conciencia, aun siendo necesaria, ha de ser llevada a cabo con respeto para que no se convierta en motivo de desprecio o de orgullo aquello que debe ser hecho con humildad”.

El Papa lamentó que cada vez más el sistema sanitario prime la eficacia y la reducción de costes por encima del adecuado tratamiento a los pacientes.

FRANCISCO
“El esfuerzo por tratar a los enfermos como personas y no como números ha de realizarse en estos tiempos teniendo en cuenta la forma que el sistema sanitario ha adoptado progresivamente”.

También reconoció el trabajo de estos profesionales sanitarios, en muchas ocasiones olvidado o incluso despreciado. 

FRANCISCO
“En un ambiente donde el enfermo se convierte en un número, también vosotros corréis el riesgo de “quemaros” por turnos de trabajo demasiado duros, por el estrés de las urgencias o del impacto emocional. Por tanto, es importante que los trabajadores sanitarios sean tutelados adecuadamente en su trabajo, reciban el justo reconocimiento por las tareas que desarrollan y puedan aprovechar los instrumentos apropiados para estar siempre motivados y formados”.

Por último, el Papa les invitó a estar siempre junto a quienes más lo necesitan: los últimos, los olvidados y los marginados.