Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.


El Papa denuncia la persecución contra la minoría rohingya en Myanmar

Durante el rezo del Ángelus, el Papa Francisco pidió especialmente por dos situaciones trágicas en el sureste asiático. Primero recordó a las víctimas de las inundaciones en India, Nepal y Bangladesh que se han cobrado la vida de unas 800 personas y han afectado a millones.

FRANCISCO
“Expreso mi cercanía a la población y rezo por las víctimas y por cuanto sufren a causa de esta catástrofe”.

Después, Francisco volvió a recordar la terrible situación de la minoría musulmana rohingya, la minoría étnica y religiosa más perseguida del mundo según la ONU.

FRANCISCO
“Llegan noticias tristes sobre la persecución de la minoría religiosa, nuestros hermanos rohingya. Quiero expresarles toda mi cercanía. Pidamos todos al Señor que los salve y que suscite hombres y mujeres de buena voluntad que los ayuden y les otorguen plenos derechos”.

Los rohingyas son una minoría musulmana en Myanmar donde casi toda su población, unos 51 millones de personas, son budistas. Sufren la persecución del gobierno birmano que les considera inmigrantes ilegales de Bangladesh y, por tanto, no les concede ningún derecho, ni acceso a la sanidad, la educación, o a un trabajo digno.

Antes de hacer estos dos llamamientos, el Papa Francisco habló de la misión de cada cristiano dentro de la Iglesia. Dijo que Dios desea que cada uno contribuya a seguir construyéndola.

FRANCISCO
“También con nosotros hoy Jesús quiere continuar construyendo su Iglesia, esta casa con sólidos cimientos pero donde no faltan las grietas y que necesita ser continuamente reparada. La Iglesia siempre necesita ser reformada, reparada”.

Por último, el Papa explicó que cada cristiano se convierte en una “piedra preciosa” en las manos de Jesucristo. De esta forma todos pueden conformar el edificio de fraternidad y comunión que es la Iglesia.