Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

El Papa explica el Salmo Miserere durante la audiencia general


El Papa ha concluido hoy su catequesis sobre la Misericordia en el Antiguo Testamento con una reflexión sobre el Salmo Miserere, en el que el Rey David pide perdón a Dios por su pecado. 

"El salmo nos habla que quien ha sido perdonado y se ha abierto a la gracia divina puede enseñar a los demás a no pecar másâ?, ha recordado el Papa. 

RESUMEN DE LA CATEQUESIS EN ESPAí?OL:

Queridos hermanos:

Con la meditación del salmo 51, llamado Miserere, terminamos nuestras catequesis sobre la misericordia en el Antiguo Testamento. 

Se trata de un salmo penitencial que, según una antigua tradición judí­a, expresa el arrepentimiento del rey David después de su pecado con Betsabé. 

Se invita a quien reza con este salmo a tener esos mismos sentimientos de arrepentimiento y confianza en Dios. 

El salmo comienza con una invocación a Dios misericordioso, porque es el único que puede liberar del pecado. Se manifiesta así­ que el anhelo más profundo del hombre, lo que más necesita en su vida es ser perdonado, verse libre del mal y de sus consecuencias. 

Con su perdón, Dios nos enseña que su amor es más grande que nuestro pecado, y nos asegura que Él nunca nos abandona. 

Además, el salmista sabe que el perdón de Dios es realmente eficaz, porque no esconde el pecado sino que lo destruye, lo cancela, y de esta manera, el pecador pasa a ser una criatura nueva, con un corazón nuevo y una vida nueva. 

Por último, el salmo nos habla que quien ha sido perdonado y se ha abierto a la gracia divina puede enseñar a los demás a no pecar más.

Saludo a los peregrinos de lengua española, en particular a los fieles de la Diócesis de Barbastro-Monzón, acompañados de su Obispo, Mons. íngel Javier Pérez Pueyo, a los fieles de la Diócesis de León, acompañados de su Obispo, Mons. Julián López Martí­n, así­ como a los demás grupos provenientes de España y Latinoamérica. 

Que la Virgen Marí­a, Madre de Misericordia, interceda por nosotros, para que sepamos ser testigos del amor del Señor, que perdona nuestros pecados, nos purifica y nos transforma. Feliz Pascua de Resurrección. Muchas gracias.