Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Francisco en Santuario de la Divina Misericordia: Nunca nos alejemos de Jesús


Aunque llegó un poco antes de lo previsto al Santuario de la Divina Misericordia ya lo esperaban cientos de personas.  

El Papa Francisco hizo una breve pero significativa visita al lugar desde el que se expandió por el mundo la devoción de la Divina Misericordia. 

Rezó unos instantes en silencio delante de la tumba de Santa Faustina Kowalska y de la imagen de la Divina Misericordia que la religiosa polaca describió a partir de sus visiones.

En presencia de las hermanas de la Madre de Dios de la Misericordia, la congregación de Santa Faustina, firmó el libro de honor del santuario, en el que escribió "Misericordia quiero y no sacrificiosâ?. Después rezó un Avemarí­a. 

Y se trasladó así­ en papamóvil a la parte nueva del santuario. Desde su terraza saludó a cientos de jóvenes que le esperaban desde hací­a horas en el llamado "prado de las confesionesâ?. Francisco les pidió que nunca se alejen de Cristo.

FRANCISCO 

"Nunca nos alejemos de Jesús aunque pensemos que por nuestros pecados o nuestras faltas somos lo peor. Así­ nos prefiere él, así­ su misericordia se derramaâ?. 

Cinco pequeños con discapacidad ofrecieron al Papa unos regalos. Y tras este tierno encuentro, Francisco cruzó la puerta de la Divina Misericordia.

Y se sentó en el confesionario para repartirla escuchando y confesando a cinco jóvenes de distintas partes del mundo. 

Antes de marcharse bendijo un cuadro de la Divina Misericordia, y como no podí­a ser de otra forma, pidió a los peregrinos que no se olvidaran de rezar por él. 

AC

CTV

SV

-BN

Up:AC