Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Madre Teresa de Calcuta, una vida dedicada a los olvidados del mundo


Era una mujer menuda y de pequeña estura fí­sica pero de incomparable tamaño espiritual. Madre Teresa tení­a una extraordinaria fortaleza y supo demostrar con su amor por los más pobres que la santidad no es un camino imposible.

Nació en Skopje en 1910, por entonces parte del Imperio Otomano. Encontró su vocación de servir a los pobres a una edad muy temprana. Con 18 años ingresó en las Hermanas de Loreto, y se dedicó a impartir clases a niñas pobres, hasta que recibió lo que ella misma definió como "la llamada dentro de la llamada".

SOR THERESE MAGDALA
Misioneras de la Caridad
"En 1946 fue cuando sintió la llamada de Jesús para que abandonara la congregación de Loreto y empezara una nueva vida entre los pobres en Calcuta".

Madre Teresa fue a contracorriente de la mayorí­a de congregaciones religiosas de la época, que pensaban que los necesitados debí­an buscarlas a ellas, y no al revés. Hizo justo lo contrario, fue a buscar a los más necesitados a sus propias casas. No importaba lo pobres o humildes que fueran.

SOR THERESE MAGDALA
Misioneras de la Caridad
"Fue en busca de las almas allí­ donde se encontraban, en busca de los olvidados, a los suburbios. Hizo lo que Jesús le pedí­a: Le llevó a los lugares más oscuros para que habitase en ellos". 

Aun así­, su amor no se limitaba sólo a los pobres, sino que lo extendí­a a todo aquel que se cruzaba en su vida. Veí­a a las personas con su infinita dignidad humana, sin importar su condición fí­sica o social. Por eso, pidió a los demás que hicieran lo mismo.

SOR THERESE MAGDALA
Misioneras de la Caridad
"Solí­a preguntar a la gente: "¿Ves a la persona que tienes a tu lado? ¿Ves a tu familiar, a tu vecino, a los personas sin hogar con las que te cruzas cada dí­a?"Madre Teresa nos pedí­a a todos que abriéramos los ojos para ser conscientes de la realidad de las personas que nos rodean". 

Madre Teresa insistí­a en que no solo los más pobres debí­an estar cerca de Dios y darse cuenta de que eran amados por Él. 

Su incansable trabajo la hizo merecedora del premio Nobel de la Paz en 1979. Uno de los muchos reconocimientos que se le otorgaron.

Sin embargo, en apenas unos dí­as recibirá el que sí­ buscó durante toda su vida: Ser santa.