Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Francisco canoniza a Madre Teresa de Calcuta


En torno a cien mil personas abarrotaron la Plaza de San Pedro para la ceremonia de canonización más esperada del año. 

Algunas Misioneras de la Caridad lo vieron acompañadas de 1.500 pobres con asientos reservados en las primeras filas. 

Con estas palabras Francisco declaró oficialmente santa a la Madre de los pobres

"Declaramos y definimos santa a la beata Teresa de Calcuta y la inscribimos en el libro de los Santosâ?. 

Dos religiosas llevaron una reliquia de la nueva santa. La base está hecha con hierro sucio y sin pulir, que es como la sociedad ve a los pobres a quienes tanto amó Madre Teresa. 

De la nueva santa el Papa recordó su trabajo a favor de la vida de los que no han nacido y de los marginados. 

FRANCISCO

"Se ha comprometido en la defensa de la vida proclamando incesantemente que 'el no nacido es el más débil, el más pequeño, el más pobre'. Se ha inclinado sobre las personas desfallecidas, que mueren abandonadas al borde de las calles, reconociendo la dignidad que Dios les habí­a dado; ha hecho sentir su voz a los poderosos de la tierra, para que reconocieran sus culpas ante los crí­menes de la pobreza creada por ellos mismosâ?. 

La propuso como modelo para quienes trabajan como voluntarios o como empleados en obras de ayuda a los demás. 

FRANCISCO

"Esta incansable trabajadora de la misericordia nos ayude a comprender cada vez más que nuestro único criterio de acción es el amor gratuito, libre de toda ideologí­a y de todo ví­nculo y derramado sobre todos sin distinción de lengua, cultura, raza o religión. Madre Teresa amaba decir: 'Tal vez no hablo su idioma, pero puedo sonreí­r'â?. 

A la ceremonia sólo han podido asistir dos monjas de cada demarcación de la Orden que Madre Teresa fundó. La mayorí­a de las 5.000 religiosas con que cuenta la Orden han visto la ceremonia desde sus casas. 

Sí­ que habí­a quince delegaciones oficiales, enviadas, como la americana presidida por la alto cargo de la Casa Blanca, Lisa Monaco o la española, presidida por la madre del rey de España, la reina Sofí­a.

JMB

CTV

?

- BN

Up: