Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Francisco comienza un ciclo de catequesis sobre la esperanza cristiana


(SOLO VIDEO) El Papa comenzó un nuevo ciclo de catequesis hoy en la Audiencia General. Durante los próximos meses abordará la esperanza cristiana.

El Papa comparó la vida con un desierto y dijo que "a veces es difí­cil caminar en él, pero si confiamos en Dios puede ser bonita y largaâ?, aseguró que basta con "no perder la esperanzaâ?.

Francisco invitó a los peregrinos a imitar a personajes del Evangelio como Marí­a, a José, a Zacarí­as e Isabel ya que "sus vidas estaban llenas de esperanza y abiertas a la consolación de Diosâ?.

RESUMEN DE LA CATEQUESIS DEL PAPA EN ESPAí?OL

"Queridos hermanos y hermanas:

Hoy comenzamos una nueva serie de catequesis sobre la esperanza cristiana. En esta primera reflexión, el profeta Isaí­as nos invita a llevar el consuelo de Dios a nuestros hermanos. Isaí­as habla a un pueblo en el exilio y le presenta la posibilidad de regresar a su hogar, que en definitiva es volver a Dios. Para ello hay que eliminar los obstáculos que nos detienen, preparar un camino llano y ancho, un camino de liberación y esperanza que se extiende por el desierto.

San Juan Bautista, retomando las palabras de Isaí­as, nos llama a la conversión, para que abramos un camino de esperanza en nuestros corazones.

El cristiano necesita hacerse pequeño para este mundo, como lo fueron los personajes del Evangelio de la infancia: Marí­a y José, Zacarí­as e Isabel o los pastores. Eran insignificantes para los grandes y poderosos de entonces, pero sus vidas estaban llenas de esperanza, abiertas a la consolación de Dios.

Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española, en particular a los grupos provenientes de España y Latinoamérica. Pidamos al Señor la gracia de trasformar el desierto de nuestra vida, de nuestro sufrimiento y de nuestra soledad, en un camino llano que nos lleve al encuentro con el Señor y con los hermanos. Dios les bendigaâ?.