Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

El fraile franciscano que fue sin techo y adicto a las drogas


Michael Joseph querí­a cumplir el tí­pico sueño americano..., pero cuando tocó fondo entendió lo que era realmente importante en su vida.

MICHAEL JOSEPH GROARK

Franciscano Capuchino

"Creo que la mayorí­a de los jóvenes hoy en dí­a llegamos a un punto en el que nos damos cuenta de que no merece la pena esforzarnos y desvivirnos por cosas que nunca nos dejarán satisfechos, porque siempre acabamos sintiéndonos infelices y vací­os. Por desgracia, adopté muchos hábitos malos y destructivos en mi vida demasiado prontoâ?.

Cuando habla de malos hábitos se refiere al consumo de drogas, robos y relaciones abusivas. En poco tiempo Michael acabó enganchado a la heroí­na tirado en las calles de Portland. Allí­ tocó fondo y se dio cuenta de que tení­a que cambiar.

MICHAEL JOSEPH GROARK

Franciscano Capuchino

"Supongo que mi conversión se dio en el momento en el que ya no podí­a caer más bajo. Pensé: 'Si existe algún momento para rezar, si existe un Dios, éste es el momento'. Sinceramente abandoné a Dios hace mucho tiempo, pero excavé hondo e intenté recordar una oración en la que, si existiese un Dios él la escucharí­a, y pensé en el Padre Nuestroâ?.

La mañana siguiente, aclaró sus ideas y llamó a su padre. Decidió volver a casa y entrar en un centro de desintoxicación para "limpiarseâ? por primera vez en años.

MICHAEL JOSEPH GROARK

Franciscano Capuchino

"He tomado muchas decisiones equivocadas en mi vida. Gané todo y después lo perdí­, así­ que tuve que empezar de cero. Creo que mi llamada a Dios fue un momento de gracia. Y realmente no tení­a otra opción que acudir de nuevo a Él y confiar ciegamente, y eso es lo que hiceâ?.

Ahora, como fraile, asegura que se esfuerza por lograr la santidad en su dí­a a dí­a ayudando a las personas. Todos han pasado por momentos difí­ciles y también necesitan la gracia de Dios. 

MB / AQ

Digital Friar

SV

-PR

Up:JRB