Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Los únicos dos mártires del Coliseo de Roma


Se llamaban Senén y Abdón y de ellos solo conocemos eso: los nombres. Fueron martirizados en el Coliseo a mediados del siglo III y se piensa que eran orientales, de Persia.

ROSSELLA REA

Coliseo de Roma

"Eran dos orientales a los que se les dedicó una capilla en la plaza del Coliseo, una capilla que naturalmente ya no existeâ?.

La directora del Coliseo nos explica que fue en otros lugares como el Circo Máximo donde se produjeron más martirios. Sin embargo ha sido el Coliseo el que se convirtió en el sí­mbolo de las persecuciones y en un momento muy concreto de la historia: durante el pontificado de Benedicto XIV. Él instauró la famosa tradición de realizar el Ví­a Crucis allí­ cada Viernes Santo.

ROSSELLA REA

Coliseo de Roma

"La tradición de hacer aquí­ el Ví­a Crucis nace, cuando Benedicto XIV consagró el Coliseo, donde nos encontramos. Colocaron las estaciones del Ví­a Crucis en torno a la arena y en el centro pusieron una gran cruz. Todos los años celebraban el Ví­a Crucis aquí­ dentroâ?.

El Ví­a Crucis hoy en dí­a es una de las tradiciones más esperadas durante la Semana Santa en Roma. Se recuerdan los problemas de nuestro tiempo, y todaví­a hoy se menciona la persecución de los cristianos, como en tiempos de Senén y Abdón.

JRB

CTV

-

-PR

Up: