Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.


Papa sobre armas nucleares: Las relaciones internacionales no pueden estar dominadas por la fuerza militar

El Papa se reunió con los participantes del encuentro sobre desarme nuclear que ha tenido lugar en el Vaticano y que fue promovido por el Dicasterio para el Servicio al Desarrollo Humano Integral.

Francisco habló claro sobre qué significa el constante gasto empleado por las naciones en la carrera armamentística.

FRANCISCO

“Es un hecho que la espiral de la carrera armamentística no conoce descanso y que el coste de la modernización y el desarrollo de las armas, no solo nucleares, representa una considerable partida de gasto para las naciones, hasta el punto de que tienen que poner en segundo plano las prioridades reales de la Humanidad que sufre”.

El Papa también advirtió del peligro que para la Humanidad y la Creación supone este tipo de armamento. Criticó “la lógica del miedo” que se encuentra detrás del deseo de los países de comprar cada vez más armas.

FRANCISCO

“Las relaciones internacionales no pueden estar dominadas por la fuerza militar, la intimidación recíproca y la ostentación del arsenal bélico. Las armas de destrucción masiva, en particular las atómicas, no generan otra cosa que una engañosa sensación de seguridad y no pueden constituir la base de la pacífica convivencia entre los miembros de la familia humana”.

Pero el Papa quiso también subrayar que no solo hay motivos para la preocupación. También para la esperanza, como la declaración votada en la ONU que establece que las armas nucleares no son solo inmorales sino también un ilegítimo instrumento para la guerra.

Por último, Francisco hizo un nuevo llamamiento a una cultura y una sociedad en la que el ser humano sea el centro y en la que no haya armas, por muy utópico que resulte.

FRANCISCO

“Un progreso efectivo e inclusivo puede hacer real la utopía de un mundo sin mortales instrumentos de ofensa pese a la crítica de aquellos que consideran idealista los procesos de desmantelamiento de los arsenales”.

Después el Papa saludó a los participantes en el congreso entre los cuales se encontraban personas provenientes de Japón, de las ciudades de Hiroshima y Nagasaki, tristemente famosas por seguir pagando las consecuencias del hasta ahora único ataque con armas nucleares.