Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.


Gabriel Dy-Liacco: La familia es el mejor remedio para impedir abusos

NIÑA
“¿Por qué Dios permite que pase esto, si los niños no tienen la culpa? ¿Y por qué nos ayudan tan pocas personas”?

Francisco comprobó en persona los estragos de la pobreza en Filipinas cuando viajó allí en 2015.

Este es considerado el centro mundial de la ciberpederastia. En un país donde 200.000 niños viven en la calle UNICEF calcula que 8 de cada 10 corren el riesgo de sufrir abusos sexuales en Internet. 

De hecho algunos son explotados por sus propios padres. Estos reciben dinero de los pederastas para cometer el abuso y transmitirlo online.

Esta situación la conoce muy bien uno de los integrantes de la Pontificia Comisión para la Protección de Menores, el psicoterapeuta filipino; el doctor Gabriel Dy-Liacco. 

Por su experiencia profesional conoce las consecuencias que genera el trauma de los abusos y explica que la Pontificia Comisión es pionera en la difusión mundial de métodos de prevención para combatir los abusos. Proponen una línea de acción que consiste en invertir en familia.

GABRIEL DY-LIACCO
Pontificia Comisión para la Tutela de Menores

“Estas líneas de acción incluyen la educación de las familias. Esta es la herramienta más efectiva para prevenir abusos según las investigaciones. La educación de todos”.

La clave está enseñar a reconocer a un posible pederasta y en cómo actuar cuando se descubren casos de abusos. En este caso, el doctor Gabriel Dy-Lyacco dice que la atención de las víctimas es lo primero y reconoce que no siempre la Iglesia ha sido ejemplar.

GABRIEL DY-LIACCO
Pontificia Comisión para la Tutela de Menores
“Uno de los errores que la Iglesia ha cometido en el pasado ha sido el de no escuchar en primer lugar a las víctimas”.

A lo largo de los casi cuatro años de vida, esta comisión ha organizado más de 200 actividades para sensibilizar a autoridades de la Iglesia sobre los peligros de abusos sexuales. Han viajado por distintos países y ofrecido conferencias a jerarquía y laicos. 

Una de sus intervenciones más aplaudidas es la que ofrecen a los obispos recién ordenados durante el tiempo que pasan por Roma asistiendo a un curso de formación que el Vaticano les ofrece para aprender algunas nociones sobre su nuevo encargo.