Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Cardenal Arborelius: La pobreza más dura en Suecia es la que experimentan los ancianos solos


Han pasado seis meses desde que Anders Arborelius se convirtió en el primer cardenal sueco. Ahora, como manda el protocolo, ha tomado posesión de esta basílica romana, la de Santa María de los Ángeles y los Mártires. Una iglesia que tiene mucho que ver con Suecia. 

CARD. ANDERS ARBORELIUS
Obispo de Estocolmo (Suecia)
“El padre Ragheed se ordenó sacerdote en esta iglesia y luego trabajó en Suecia. Y cuando regresó a Irak fue asesinado. Es uno de los mártires modernos, y esta es una iglesia también dedicada a los mártires. También en los llamados “siglos penales” los católicos suecos atravesaron un periodo muy difícil. Por eso veo muchas conexiones entre esta iglesia y Suecia”.

Durante siglos, la Iglesia católica en Suecia fue muy pobre y perseguida. En recuerdo de aquellos tiempos ahora ayuda a cristianos perseguidos en otras partes del mundo y acoge a emigrantes a pesar de las restrictivas leyes de inmigración en el país.

CARD. ANDERS ARBORELIUS
Obispo de Estocolmo (Suecia)
“Suecia ha cambiado de política y envía de vuelta a muchos refugiados. Por eso, junto con otras Iglesias cristianas intentamos ayudarles. Especialmente, es muy difícil reunir a familias. Pero aún así, la mayoría de refugiados de Siria y Eritrea reciben permiso para quedarse. Muchos son católicos y nosotros tratamos de integrarlos”.

A pesar de la oleada de emigrantes, dice que no hay pobreza material en las ciudades, gracias al sistema de ayuda social. Sin embargo, explica que hay otra pobreza igualmente dolorosa. 

CARD. ANDERS ARBORELIUS
Obispo de Estocolmo (Suecia)
“Tenemos pobreza espiritual. Muchos necesitan a alguien con quien hablar para superar su aislamiento. Muchos ancianos están solos y no tienen quien les cuide”.

Su basílica en Roma también se ocupa de las necesidades materiales de los pobres. Por ejemplo, cada jueves ofrece un almuerzo a las personas sin techo en esta pequeña capilla. También tienen una residencia para mujeres sin hogar. Son iniciativas que el cardenal Arborelius apoya y que seguirá de cerca. Porque con esta parroquia ha nacido de alguna forma un puente entre Suecia y Roma.