Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.


Matrimonio papal: Francisco casa en el avión a dos asistentes de vuelo

“¡Que se besen, que se besen los novios!”.

No es broma. Francisco casó a Carlos y Paula en el avión. Es la primera vez que sucede algo así en la historia.

Ambos estaban casados civilmente y tienen dos hijas. Intentaron casarse por la iglesia en 2010 pero el matrimonio tuvo que ser cancelado a causa de un fuerte terremoto.

Esta es el acta. Fue hecha a mano. Y testigos tampoco faltaron. El avión estaba lleno de gente.

Ante los periodistas presentes en el vuelo ambos estaban exultantes de alegría. 

“Nos preguntó y ahí fue el momento. Fue así, se le ocurrió a él”.

“Nos dijo: este es el sacramento que hace falta en el mundo. El sacramento del matrimonio. Ojalá que esto motive a las parejas del mundo a tomar el sacramento del matrimonio. Por eso lo hago”.

Francisco no se limitó a celebrar la boda. Hasta les ofreció algún que otro consejo para el futuro. Que hay que buscar el equilibrio y que eso se consigue poco a poco.

“También nos dijo que las argollas (anillos de matrimonio) no debíamos usarlas muy apretadas porque torturaban. Pero si la usábamos muy sueltas se caían. Así que tuviésemos cuidado”. 

Para salir de cualquier tipo de dudas, el portavoz del Vaticano confirmó que el sacramento era totalmente válido. 

Tras este pequeño pero importante parón los recién casados volvieron al trabajo. Ella es su jefa. Y no solo en el avión. Carlos reconoce que ella no solo manda a 11.000 metros de altitud. También es la jefa de la casa.  

“A sentarse, que hay que asegurar la cabina para aterrizar”.