Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.


Francisco advierte contra el “Síndrome de Jonás” en su última Misa en Perú

Parecía que Perú entera salió a despedir al Papa Francisco en esta multitudinaria Misa en la Base Aérea de las Palmas. En ella participaron más de un millón de personas.

En su última homilía antes de dejar el país el Papa pidió combatir la indiferencia en cada comunidad. Indiferencia ante las personas pobres, marginadas, ante quienes no cuentan y no tienen a nadie que les ayude.

FRANCISCO
“Están al borde de nuestros caminos, que van a vivir a las márgenes de nuestras ciudades sin condiciones necesarias para llevar una vida digna y duele constatar que muchas veces entre estos «sobrantes humanos» se encuentran rostros de tantos niños y adolescentes. Se encuentra el rostro del futuro”.

El Papa reflexionó sobre cómo el dolor y el sufrimiento que hay en las grandes ciudades pueden provocar el “Síndrome de Jonás”; reaccionar al igual que el profeta: huir y evitar enfrentarse a esas situaciones.

FRANCISCO
“Y al ver estas cosas en nuestras ciudades, en nuestros barrios —que podrían ser un espacio de encuentro y solidaridad, de alegría— se termina provocando lo que podemos llamar el síndrome de Jonás: un espacio de huida y desconfianza. Un espacio para la indiferencia, que nos transforma en anónimos y sordos ante los demás, nos convierte en seres impersonales de corazón cauterizado y, con esta actitud, lastimamos el alma del pueblo”.

El Papa dirigió este mensaje a todo el pueblo peruano pero, especialmente, a los cristianos, para que no dejen contaminarse por esta enfermedad de la indiferencia.

De hecho, antes de concluir la Misa y de dejar Perú, expresó este último mensaje de ánimo y gratitud.

FRANCISCO
“Chicas y chicos, por favor, no se desarraiguen. Abuelos y ancianos, no dejen de transmitir a las jóvenes generaciones las raíces de su pueblo y la sabiduría del camino para llegar al cielo. A todos, los invito a no tener miedo a ser los santos del siglo XXI”.

La ceremonia estuvo presidida por la popular imagen de “El Señor de los Milagros”, la obra de arte que en el siglo XVII sobrevivió a un devastador terremoto. Su fiesta es una de las mayores muestras de la piedad popular en todo el mundo.