Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Francisco a los religiosos: No miréis más la pantalla del celular que a los ojos de vuestros hermanos


En el día que la Iglesia dedica a los religiosos el Papa celebró esta cálida ceremonia en la basílica de San pedro.

La Misa comenzó con esta procesión de las antorchas. Durante su homilía Francisco repitió a los religiosos que su primer deber es cuidar de los hermanos de la propia congregación. No hay fraternidad si no hay respeto entre generaciones.

FRANCISCO
“Porque si los jóvenes están llamados a abrir nuevas puertas, los ancianos tienen las llaves. Y la juventud de un instituto está en ir a las raíces, escuchando a los ancianos. No hay porvenir sin este encuentro entre ancianos y jóvenes”.

En este día la Iglesia recuerda la Presentación de Jesús en el Templo. El Papa recordó que en Oriente esta fiesta se recuerda como la del “Encuentro”. Dijo que es precisamente eso lo que los religiosos deben vivir dentro de sus congregaciones. Explicó que la fraternidad es la mejor defensa contra las tentaciones del mundo moderno.

FRANCISCO
“La vida frenética de hoy incita a cerrar muchas puertas al encuentro, a menudo por miedo al otro. Las puertas de los centros comerciales y de las conexiones de red siempre están abiertas pero que no sea así en la vida consagrada. El hermano y la hermana que Dios me da son parte de mi historia, son dones que hay que proteger. Que no suceda que se mire más la pantalla del celular que los ojos del hermano”.

La Jornada Mundial de la Vida Consagrada fue instituida por Juan Pablo II en 1997 para redescubrir el valor de los religiosos en la Iglesia del mundo moderno.