Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.


Argentinos de viaje en Roma: “Estuvimos al lado del Papa. Lo vimos tomando mate y todo”

Roma sigue siendo “caput mundi”, al menos del turismo. Sus calles y monumentos atrajeron en 2017 a 13 millones de personas, muchos de ellos argentinos como estos. A finales de 2013, tras la elección de Francisco, el número de argentinos en visitar Roma subió más de 60%.

“Es la primera vez que estamos aquí. La emoción es muy grande. Nos encantó todo. Pasamos por Venecia, Florencia y ahora Roma. Hoy acá en el Vaticano pudimos ver al Papa, que es argentino como nosotros. Así que estamos muy emocionados”.

“Estuvimos al lado. Lo vimos tomando un mate y todo”.

Y es que a pesar de algunos escándalos como las estafas a turistas que se descubrieron en algunos restaurantes el atractivo de las obras de arte de la Ciudad Eterna es única.

“La Piedad. La Piedad de Miguel me impactó muchísimo. La escultura en sí y la forma en la que está tallada, lo que representa también la piedad es emocionante”.

Recientemente en Venecia cuatro estudiantes japoneses tuvieron que pagar 1.100€, o sea, 1.400 dólares por cuatro filetes, un plato de pescado frito y dos copas de vino tinto. 

Por eso siempre se recomienda al turista acordar los precios antes de almorzar y visitar las páginas web donde los usuarios han dejado sus opiniones de los restaurantes visitados.

“Nosotros cada vez que viajamos solemos buscar referencias por Internet, páginas como Trip Advisor, donde vienen restaurantes y hoteles y la verdad es que no hemos tenido ningún problema de momento”.

La tentación de la estafa es fuerte: de los 13 millones de turistas pocos hablan italiano y tienen mucho dinero. Además no hay que fidelizarlos. Aunque estafar no es gratis. El restaurante veneciano tendrá que pagar 20.000€ de multa, casi 25.000 dólares.