Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Marido de Asia Bibi: La gracia de Dios es la que mantiene con vida a mi familia


Son Ashiq y Eisham, el marido y la hija de Asia Bibi, la mujer encarcelada en Pakistán desde hace casi 9 años por el mero hecho de ser cristiana. 

EISHAM MASIH
Hija de Asia Bibi

“Sin mi madre me siento incompleta. Es muy duro estar sin una madre y por eso os pido que recéis por nosotros para que mi madre pueda volver a casa con todos nosotros”.

ASHIQ MASIH
Marido de Asia Bibi

“Asia nos dijo que en Roma intentásemos contar cómo son las cosas realmente. Nos pidió que proclamemos que es inocente y que lo que quiere es volver con su familia y volver a estar con sus hijos”.

Desde entonces Ashiq es padre y madre para los cinco hijos del matrimonio, cuya vida fue truncada por la tristemente famosa ley antiblasfemia. El delito de Asia Bibi fue beber de una fuente de donde también bebían mujeres musulmanas. Fue acusada de haber contaminado el agua y de haber insultado a Mahoma. 

En el pueblo de Asia Bibi solo había 2 familias cristianas entre 300 musulmanas y sobre ellos siempre pendió la amenaza. Después de la condena de Asia, el mulá profería todos los días insultos contra ella durante la llamada a la oración. 

En todo este tiempo, y pese a que ha sido tentada, nunca se ha convertido al islam, nunca ha renunciado a Cristo. La fe es también el sustento de su familia durante esta condena que están cumpliendo con ella.

ASHIQ MASIH
Marido de Asia Bibi

“Damos las gracias a Dios y a Cristo porque nos mantiene con vida porque en nuestra situación es imposible seguir vivo y creemos que es solo la gracia de Dios la que nos mantiene con vida”.

EISHAM MASIH
Hija de Asia Bibi

“En esa situación rezamos a Dios, que nos da consuelo, y le pedimos que libere a nuestra madre para que pueda estar de nuevo con nosotros. Estamos seguros de que Dios nos ayudará a estar de nuevo con nuestra madre”.

Asia fue condenada a morir en la horca pero se interpuso un recurso para evitarlo. En 2015 se suspendió la pena de muerte pero su caso sigue sin resolverse mientras ella sigue encarcelada. 

Ashiq y Eisham están en Europa una vez más para recordar que Asia está viva y que necesita libertad. Por eso van a participar en el evento que organiza Ayuda a la Iglesia Necesitada en el Coliseo. El emblemático edificio quedará teñido de rojo como signo de protesta contra la indiferencia hacia los cristianos perseguidos.