Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Fans de fútbol alemán esperan que la bendición del Papa ayude a su equipo en el ascenso


Esta camiseta de fútbol que recibió el Papa Francisco durante la audiencia general no era de ningún equipo de Roma, ni de Italia ni de Argentina, si o de un equipo más bien lejano con una especial conexión con otro pontifice.

Cerca de 40 aficionados del equipo alemán “1860 Munich” emprendieron camino hacia la Ciudad Eterna para disfrutar del “buen” tiempo y conocer al Papa Francisco. 

PATRICIA SCHNEIDER
Fan del 1860 Munich

“Me ha impresionado muchísimo como persona, porque creo que aunque hable para un grupo grande, parece que nos está hablando a cada uno de nosotros. Es una persona muy cercana”.

El padre de Patricia fue presidente del “1860 Munich” hace siete años. Su madre estuvo en el encuentro privado que tuvo el club en Roma con Benedicto XVI. Para ella, esta es su segunda visita en Roma.

El Papa Francisco parece simpatizar tanto con este club como con sus aficionados, y uno de ellos cree que saber el por qué.

VOLKER RECH
Aficionado 1860 Munich

“Le gusta porque son también sus colores. El Papa viene de Argentina, de ahí la relación. Es genial.”

Los jugadores del “1860 Munich”, también conocidos como “los leones” ganaron la Bundesliga en 1966, pero no han jugado en Primera División desde 2004. Actualmente, el equipo juega en la cuarta categoría y esperan conseguir el ascenso esta temporada.

El Papa Francisco ahora tiene en sus manos una camiseta firmada por los jugadores y estos entusiastas aficionados esperan que su bendición ayude al equipo a volver a brillar, como hizo en el pasado.