Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

El Papa reza ante la tumba de Padre Pío y recuerda su triple legado


Para recordar los 50 años del fallecimiento de Padre Pio, y los 100 de la aparición de los estigmas, el Papa viajó a las dos ciudades donde el santo vivió. 

En Pietrelcina le recibió el arzobispo de Benevento y el alcalde. Su primera parada fue en la capilla de San Francisco, donde está el “olmo de los estigmas”, el árbol junto al que Padre Pío recibió las estigmas.

Francisco invitó a seguir el ejemplo de este santo, que precisamente vivió un periodo difícil en esta ciudad.

FRANCISCO
“En aquellos terribles momentos el Padre Pío se nutrió de la oración continua y de la confianza que supo poner en el Señor. FLASH Al mismo tiempo, considerando su incondicional lealtad a la Iglesia, daréis testimonio de comunión, porque solo la comunión – o sea el estar siempre unidos, en paz entre nosotros – edifica y construye. Un país de discute todos los días no crece, no se construye, asusta a la gente”.

Además, el Papa habló de la falta de trabajo en esa ciudad y de la emigración de los jóvenes. Les pidió que recen a la Virgen para que les ayude y también dio un consejo a los ancianos.

FRANCISCO
“La población envejece, pero esto es un tesoro, los ancianos son un tesoro! Por favor, no marginéis a los ancianos. No hace falta marginarlos, no. Los ancianos son la sabiduría. Y que los ancianos aprendan a hablar con los jóvenes y los jóvenes aprendan a hablar con los ancianos”.

El Papa también viajó a San Giovanni Rotondo, donde Padre Pío vivió su sacerdocio. Francisco primero visitó a los enfermos del hospital llamado “Casa de alivio del sufrimiento” fundado por Padre Pío. Lo recibieron con los brazos abiertos.

También se reunió con la comunidad de Capuchinos, quienes le guiaron hasta los restos de Padre Pío y el crucifijo de los estigmas. Como recuerdo, el Papa les entregó una estola.

Cientos de personas esperaban al Papa para la misa en la basílica del santo. En su homilía el Papa mencionó el triple legado de Padre Pío: oración, pequeñez y sabiduría.

FRANCISCO
“San Pio, cincuenta años después de su marcha al Cielo, nos ayuda, porque como legado nos quiso dejar la oración. Aconsejaba: “Rezad mucho, hijos míos, rezad siempre, nunca os canséis”.

“Pequeños son los que tienen un corazón humilde y abierto, pobre y necesitado, que advierten la necesidad de rezar, de encomendarse y dejarse acompañar”.

“La única arma sabia e invencible es la caridad animada por la fe, porque tiene el poder de desarmar a las fuerzas del mal. San Pío combatió el mal toda la vida y lo hizo con sabiduría”.

Tras una larga mañana, el Papa Francisco regresó a Roma. Una mañana intensa, pero que le regaló emocionantes momentos cerca de uno de los santos más queridos de Italia.