Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Focolares reúnen en Manila a miles de jóvenes de todo el mundo


Unos 6.000 jóvenes de comunidades focolares de más de 100 países participaron en el Genfest 2018 en Manila. Fue la edición número 11 de este encuentro con el que quieren mostrar que es posible la unidad entre las personas.

Allí los jóvenes pusieron en común ideas y buenas prácticas sobre cómo vivir como hermanos también en ámbitos como la economía, justicia, política, medio ambiente y religión.

El formato era muy curioso porque combinaba trabajo en grupos con conciertos y testimonios. Por ejemplo el de Azeez, un iraquí que ahora vive en Francia y que fue despojado de su hogar, familia y sueños.

AZEEZ
“¿Qué aprendí de mi experiencia? Solo tenemos una vida en la tierra. Solo vivimos una vez. Entendí que cuando vaya al Paraíso, Jesús no me dirá 'eres iraquí, puedes entrar'. 'eres francés, puedes...' No. Me preguntará: Azeez, ¿qué has hecho en la tierra?'”.

Lo clausuró la presidenta del Movimiento Focolar. Les pidió que se atrevan a ser personas que saben amar, recomenzar después de un fracaso y compartir sus alegrías y penas.

MARIA VOCE
Presidenta, Movimiento Focolar

“Hay un secreto para no perder de vista nuestra meta. Una meta que en el Genfest es bella, real y fascinante. Me gustaría resumirla en tres palabras: amar, recomenzar y compartir”.

El Movimiento Focolar fue fundado en 1943 por Chiara Lubich, quien al ver la destrucción de su ciudad durante la II Guerra Mundial, se decidió a cambiar el mundo con la propuesta cristiana de tratar a todos como hermanos. El mensaje que también inspiró este encuentro de jóvenes en Manila.